Breves instantes con Charlotte Brontë

CharlottePor: Martha Herrera Siller

A todos llama nuestra atención las épocas pasadas, nuestros antepasados y su estilo de vida, pero sobre todo su legado, los que nos dejaron.

Podemos sentarnos en un cómodo sillón, una tarde en casa y tomar una novela del siglo XIX, estoy segura que la encontraran enriquecedora, con personajes y vivencias intensas, llenos de aventuras, obstáculos y frustraciones, nos harán tener diversos sentimientos y deseos de continuar la lectura,  nos transportaran al lugar y seremos testigos de una historia increíblemente narrada.

Y en esa época tan importante tenemos a una gran representante en la literatura, ella es: Charlotte Brontë, quien nació en el 21 de abril de 1816 en Yorkshire, Reino Unido. Le toco vivir  en una época en donde la ocupación de la mujer estaba determinada al hogar y el mundo intelectual pertenecía a los hombres. Sus hermanas, al igual que ella fueron importantes escritoras, así tenemos a Emily Brontë con su novela famosa “Cumbres Borrascosas” y a Anne Brontë con su obra “Agnes Grey” y “La inquilina de Wildfell Hall”

A comienzos de 1840, tras el intento fallido de crear una escuela privada y rechazar la propuesta matrimonial del reverendo Henry Nussey, hermano de su amiga Ellen, Charlotte y Emily viajaron a Bélgica para estudiar idiomas en la Pensionnat Heger de Bruselas. En la ciudad belga se enamoró de Constantin Heger, el propietario de la escuela.

En 1846 escribió junto a Anne y Emily “Poemas (Poems)” (1846), libro que las hermanas firmaron con los seudónimos de Currer, Ellis y Acton Bell.

“Jane Eyre” publicada en 1847, es una novela romántica gótica basada en experiencias autobiográficas, escrita con el seudónimo de Currer Bell y dedicada a William Makepeace Thackeray, se convirtió en un éxito editorial. En 1848 fallecieron sus hermanos Emily y Branwell y en 1849 murió Anne.

Después de “Jane Eyre”, Charlotte,  publicó “Shirley” (1849) y “Villette” (1853).En 1854 se casó con Arthur Bell Nicholls, sacerdote que trabajaba con su padre y del que las hermanas Brontë habían tomado el apellido para sus seudónimos. Embarazada de Bell, Charlotte falleció el 31 de marzo de 1855. Tenía 38 años. Dos años después, en 1857 apareció de forma póstuma “El Profesor (Professor)”, su primera novela.

“Jane Eyre”

Su novela de Amor y Fortaleza

Las virtudes se generan por naturaleza divina y viven en las almas de los seres bondadosos.

Jane Eyre, es precisamente en la novela  de Charlotte Brontë publicada en 1847 en Inglaterra, una joven noble y virtuosa, que padeció el dolor de la orfandad,  indiferencia afectiva y renunciar  a lo que todo ser humano anhela: el calor  y la felicidad que acrisola el hogar.

Un día de invierno, en la madrugada, con el azote del frio, en el corazón y en el alma de Jean, una niña de diez años,  se ve obligada a dejar a lo que ese día fue su morada. La mezquindad no tiene límites, su tía la señora Reed la deja al cuidado de un ser extraño y hostil, el señor Brocklehurst, el tesorero de Lowood,  una institución financiada en parte por donaciones para educar huérfanas.

Su  interés es convertir a las niñas en mujeres “resistentes, pacientes y abnegadas”, justifica para él el hambre y el frío que sufren en el lugar. Pero la adversidad, nunca viaja sólo y ahí en el oscuro lugar encuentra Jane a  la  Superintendente, la señorita Temple, quien se caracteriza por ser amable e instruye a Jane con sabiduría porque la aprecia. De sus pocas pertenencias afectivas, cuenta con la amista de Helen Burns, su amiga, quien fallece en ese lugar.  Al casarse la Señorita Temple, Jane quien ahora cuenta con dieciocho años y una excelente preparación decide publicar en un periódico sus servicios como Institutriz Privada y dejar Lowood, su propuesta es aceptada en Thornfield. Ahí estará al cuidado de la instrucción de Adele Verens, una niña de ocho años, quien está bajo la custodia del señor Rochester, el dueño de la mansión y a quien no conoce.

Un día, camino al pueblo de Hay, ayuda a un caballero que se ha caído de su caballo, y al retornar a la mansión se da cuenta de que se trataba de su patrón, el señor Rochester.

En esa casa Jean vive una serie de acontecimientos: alegres y rutinarios,  misteriosos y escalofriantes, conoce el amor y su desencanto. Un macabro secreto  se revela el día más feliz de su vida. Ello la envuelve en un vertiginoso dolor, que la llevará por el camino correcto, el camino de la sensatez y al paso del tiempo eso le permitirá refugiarse en los brazos del amor de su vida.

Jean Eyre fue  una novela  que en el momento de su aparición  consiguió gran popularidad, encumbrando a la autora como una de las mejores novelistas románticas, y es hoy considerada un clásico de la literatura en lengua inglesa.

Encontramos en ella virtudes como: Prudencia, Fortaleza, Justicia y Templanza,  el vivir con estoicismo, amor y perdón. Jane Eyre dejo en su época huellas  que no se borran con el tiempo. Ella logro el triunfo del amor y tuvo una vida plena.

Una de las frases famosas de Charlotte Brontë fue:

“Los hombres nos juzgan por el éxito de nuestros esfuerzos. Dios por los propios esfuerzos”

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button