Brasileños listos para recibir al Papa

En Río
En Río

Río de Janeiro vivirá hoy un día muy especial, y es que la ciudad se encuentra atiborrada de jóvenes para recibir al Papa Francisco en su primer viaje al exterior desde su papado para presidir la XXIII Jornada Mundial de la Juventud en Brasil.

En una semana completa, Francisco, el Papa argentino, recorrerá  varios puntos de una ciudad fortificada por más de 25 mil efectivos, entre policías y militares, y visitará el santuario de Aparecida, en el interior de Sao Paulo.

Durante su estadía buscará tener un contacto directo con la gente y sentará las bases para avanzar hacia una iglesia abierta a la acción preferencial por los que menos tienen, una Iglesia que vuelva sobre los valores fundamentales del catolicismo, al tiempo que aprovechará su estadía para cuestionar la corrupción y la carencia de valores en los que cayó la humanidad.

Si bien desde que llegó al sillón de Pedro sabía del viaje, el Sumo Pontífice quiso en todo momento despolitizar su primer viaje a Latinoamérica, donde precisamente está el epicentro de su labor pastoral: tratar de revitalizar a una iglesia que en las últimas décadas fue perdiendo fieles sin descanso a manos de otros credos.

Pero esa intención de despolitizar su viaje podría quedar para las próximas visitas, no sólo por la situación de crispación social que atraviesa este país, sino por la invitación que la presidenta, Dilma Rousseff, le formulara a su par argentina, Cristina Fernández, y a otros presidentes de la región para participar de la misa que el sábado oficiará Francisco en Guaratibá, en las afueras de la ciudad, ante más de dos millones de personas.

El Papa arribará hoy a la base militar del aeropuerto do Galeão, minutos después de las 16:00 hora local (las dos de las tarde en México). Allí será recibido por Rousseff y se trasladará en helicóptero hasta la catedral. Luego de una misa tendrá el primer contacto con la gente, en un recorrido por el centro de la ciudad a bordo de un vehículo abierto, hasta el teatro municipal en la zona de Cinelandia.

Desde allí será trasladado al Palacio de Guanabara (sede de la gobernación) donde será recibido por la presidenta y ocho gobernadores, entre ellos el cuestionado anfitrión, Sergio Cabral, quien el viernes recibió otra manifestación en la puerta de su casa. El temor a que en estos días se organicen nuevas protestas (de hecho, el grupo de hackers Anonymous de Río convocó a manifestaciones para hoy y el viernes) hizo que el gobierno reforzara aún más el esquema de seguridad. El prefecto (alcalde) de Río de Janeiro, Eduardo Paes, hizo un llamado para que la población utilice el transporte público y evite los vehículos particulares y taxis en virtud del dispositivo y los cortes de tránsito.

Desde Roma el portavoz vaticano, Federico Lombardi aseguró que el Sumo Pontífice emprende el viaje “con confianza… Tenemos total confianza en la capacidad de las autoridades brasileñas para lidiar con la situación” de descontento social, explicó Lombardi, mientras el Papa ante una multitud en la Plaza San Pedro pidió que rezaran el Ángelus para “acompañar espiritualmente” lo que denomino como la “Semana de la Juventud”.

Si bien mañana, en su segundo día en Brasil, el Papa no tendrá actividad oficial, se espera que mantenga reuniones ya sea con jóvenes argentinos o bien “otra actividad que él santo padre pueda decidir de último momento”, explicaron fuentes de la Comisión Nacional de Obispos Del Brasil. Durante su estadía no solo se encontrará con jóvenes de todo el mundo, sino con enfermos de cáncer, con drogadictos y visitará la favela pacificada de Videgail, en el complejo Manguinhos, uno de los más populosos de la ciudad. También mantendrá encuentros con políticos, intelectuales y artistas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba