Alucinaciones y delirios, síntomas poco conocidos del Parkinson

México.- Las alucinaciones y delirios son síntomas poco conocidos de las personas que sufren el mal del Parkinson, que afecta más a las personas mayores pero también a los jóvenes.

El Parkinson es un trastorno neurodegenerativo del movimiento que afecta al sistema nervioso central. Sus síntomas son la bradicinesia o lentitud, la rigidez muscular, la inestabilidad postural y los temblores en reposo.

El 70 por ciento de quienes padecen esta enfermedad tiene más de 65 años pero uno de los mayores está en relación con esta enfermedad que solo se presenta en los tramos de edad avanzada.

El 15 por ciento de los que sufren esta enfermedad no supera los 50 años y hay casos de Parkinson en la infancia o en la adolescencia.

Aunque los temblores es uno de las características que normalmente se relacionan con el Parkinson, no se da en todos los casos, de hecho, un quinto de los pacientes no lo experimenta.

“Es mucho más que un temblor en reposo, puesto que síntoma solo lo padecen un 30 por ciento de afectados“, explicó la doctora Patricia Pérez, coordinadora neuróloga del área de salud, innovación y apoyo a la investigación de la Federación Española de Parkinson, citada por el diario La Vanguardia.

Los pacientes se presentan síntomas neuropsiquiátricos, como trastornos afectivos y del control de los impulsos, alteraciones cognitivas, alucinaciones y delirios, demencia, adicciones o hipersexualidad.

También algunos relacionados con el sueño, como somnolencia diurna, pesadillas, insomnio o sueño fragmentado, así como el síndrome de las piernas inquietas.

Asimismo, existe una afectación del sistema autonómico, como sudoración excesiva, descenso excesivo de la tensión arterial cuando se ponen en pie (hipotensión ortostática), disfunción sexual, al igual que otros problemas digestivos y sensoriales.

Aunque se desconoce su origen, se sabe que hay una pérdida de neuronas -se encuentra en los ganglios basales del cerebro- en la sustancia negra que a su vez provoca una falta de dopamina, neurotransmisor o encargada de transmitir la información necesaria para controlar el correcto de los movimientos.

El Parkinson presenta otros síntomas no relacionadas con el sistema motor a las que hay que estar atento para detectar la enfermedad: pérdida de oxígeno, trastorno de la conducta del sueño, estreñimiento o depresión.

Aunque no hay ningún tratamiento curativo, hay terapias que mejoran la vida de los pacientes con Parkinson y retrasan la aparición de las drogas más graves, sobre todo a través de fármacos que sustituyen a la dopamina.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba