“Acababa de comprar una parrillita y se me quedó allá” Ana María

Ana María Ramírez Cuevas, es una de las damnificadas por las inundaciones en Abasolo

Abasolo Guanajuato. Ana María Ramírez Cuevas, originaria de la Estación Abasolo, es una de las damnificadas por las inundaciones que se han presentado en la zona. Dentro de las pertenencias que la mujer de 70 años de edad perdió con el agua se encontraba una parrillita que con mucho esfuerzo acababa de comprar.

“Mis trapos se me quedaron en el agua, mi estufita se me quedó allá, acababa de comprar una parrillita y ya se me echó a perder, se me quedó allá”, dijo Ana María.

La mujer, recuerda cómo es que se le informó sobre la inundación que se aproximaba.

“En la noche, ya oscureando, me dijeron que me saliera de la casa porque ya venía el agua, ya cuando llegó ya nos llegaba aquí (a la altura de la cintura)”, comentó.

El ver todas sus pertenencias sobre el agua, despertaron en Ana María una gran tristeza.

“¿Pues que sentí?, casi caí muerta, ¿Para qué te voy a mentir?, sentí una tristeza que hasta me dolía mi corazón de ver todo ahí con el agua”, expuso.

Ana María optó por asistir al albergue que se habilitó en el Gerontológico de Abasolo, pues no cuenta con las facilidades como otras familias quienes pidieron asilo con familiares.

“Pues algunos no se quisieron venir porque tienen otras casas por ahí, sus familiares les dan asilo, nosotros pues ni familiar tenemos, tengo 3 hijos, pero noma´s uno me sigue, los otros dos en las otras inundaciones tampoco me siguieron y pues mi esposo (Faustino Acevedo) ya falleció, ya tengo mucho tiempo de viuda”, explicó.

El no poder trabajar y ganar algo de dinero es algo que constantemente da vueltas en la cabeza de Ana María, pues la afectada se dedicaba a hacer el aseo ajeno para poder sustentarse.

“A veces sale uno y lava un plato ajeno y ya se gana un cinco, pero aquí no se puede, eso es lo que me hace falta un cinquito para gastar, que no me voy a quejar aquí nos tratan bien, pero hace falta eso, ir si quisiera a la plaza a comprar algo”, manifestó.

Finalmente, la damnificada declaró que la actual situación por la que está pasando no se la desea nadie.

“Esto es algo muy triste y a nadie se lo deseo, estoy muy agradecida que nos tengan aquí”, finalizó Ana María Ramírez Cuevas.

Te puede interesar:

Albergue en Abasolo a mitad de su capacidad

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button