A cinco años de la desgracia, las cicatrices aún quedan: tromba de Pénjamo

Pénjamo, Guanajuato

Cinco años han pasado desde que la fuerza de la naturaleza, acabó con la supuesta ingeniería y control de una presa y río que no alcanzaron a soportar los embates de bajadas de agua desde la Sierra de Pénjamo a la zona urbana, donde los daños fueron incuantificables.

El 21 de septiembre del año 2013, mientras se llevaba a cabo el informe de gobierno del profesor Manuel Pedroza que era el alcalde de Manuel Doblado, autoridades castrenses anunciaban que en Pénjamo estaba ocurriendo una desgracia.

A unos 70 kilómetros de distancia en Pénjamo, los gritos de auxilio, se hicieron presentes en redes sociales, en la calle, por teléfono, por cada rincón en el que se pudiera y que posiblemente hasta podría haber personas fallecidas.

En una pequeña casa situada a un costado del río Huascato, vivía una anciana en un segundo piso que rogaba que la sacarán, pues había quedado atrapada y el agua no permitía salir a la par socorristas de la Cruz Roja, Protección Civil, Bomberos de Abasolo, Pénjamo, Irapuato, Manuel Doblado se acercaban a ayudar, personajes que a la fecha pocos podrán recordar y llamarlos héroes porque a pesar de que es su trabajo, arriesgaron la vida misma por la de otros.

Ese día el agua alcanzó en algunas zonas casi los dos metros, el puente que tenía en el centro una fuente fue derribado para evitar mayores problemas, los árboles que estaban a la orilla desaparecieron, vehículos quedaron dentro del caudal, bardas se vinieron abajo y la unión de los penjamenses salió a flote, pues se solidarizaron entre ellos.

El día en el que ocurrió la desgracia, supuestamente la “avaricia” para conservar más agua en la Presa la Golondrina, una presa abatida y con poca capacidad a la que inicialmente comenzó, no soportó las bajadas de agua del cerro, generando que fuera imposible resistir tanta agua.

Al final Pénjamo y con el paso del tiempo se ha logrado recuperar, aunque la evidencia de que la naturaleza se encuentra por encima de las personas, quedó demostrada en algunas horas.

 

Recuento del año 2013 en números:

  • 191 casas dañadas
  • 600 damnificados
  • 11 vehículos destruidos
  • 1 puente peatonal
  • 1 kiosco y el sitio de esparcimiento Margen del Río
  • 100 hectáreas anegadas
  • Algunos puentes en comunidades tuvieron que ser reconstruidos

Albergues habilitados y activos

  • Casa Pastoral de la Estación Pénjamo
  • Casa de la Cultura “Salvador Campos”
  • Casa Agraria
  • Club de Leones
  • Dif Municipal
  • Galeria de Fotos

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close