21 de marzo: Día Mundial del Síndrome de Down

Edad de la madre influye en casos de síndrome de down: médico del IMSS

México.- El Síndrome de Down es una alteración genética, se generan tres genes en lugar de haber dos, en el par 21, causando diversas alteraciones físicas y metabólicas en los recién nacidos afectados.

“Es difícil saber la causa específica, aunque se ha asociado a ciertos factores como que la madre sea muy joven o añosa, sin embargo, en cualquier embarazo existe la posibilidad de que se tenga un menor con Síndrome de Down”, dijo el doctor Manuel López Martínez, jefe de la División de Pediatría, de la Unidad Médica de Alta Especialidad No. 48, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Aclaró el especialista del Seguro Social que cuando ya se presentó el nacimiento de un menor con Síndrome de Down, no necesariamente habrá otro embarazo con tal situación en la misma mujer, pero volvió a resaltar que lo que se ha observado es que sí influye la edad de ésta.

Por lo anterior, explicó que lo ideal es que la mujer se embarace entre los 22 y los 32 años de edad, para evitar aumentar el riesgo de ésta y otras afecciones. Desde la gestación es posible detectar si la o el bebé padece Síndrome de Down, incluso desde el tercer mes de embarazo; y aproximadamente en el quinto mes, a través de ultrasonido, se pueden observar ciertos rasgos físicos.

Otros factores que pudieran influir son: la alimentación de la madre, estado físico y emocional, además de que es importante el control prenatal y la planeación del embarazo, incluso previo a la gestación, evitar sobrepeso y obesidad.

De cada mil 500 nacidos vivos, un caso es de Síndrome de Down y es indistinto para hombres y mujeres; las y los menores, además de alteraciones físicas, no tienen un coeficiente intelectual al 100 por ciento, pero afortunadamente, gracias a los avances en estudio del padecimiento y la preparación de cada vez un mayor número de personas profesionales para atender los casos, las personas con Síndrome de Down pueden tener un mejor desarrollo y mejor inclusión en la sociedad.

Para una mejor integración de los pacientes, es vital el trabajo que desarrollen los tutores, para procurarles una preparación acorde a su condición que les permita desarrollar de mejor manera sus capacidades; principalmente se debe saber que no hay que aislarlos de la sociedad.

Las personas con Síndrome de Down requieren monitoreo constante desde recién nacidos cada quince días, después cada mes y luego cada cuatro meses. Comentó que generalmente cuando el menor no presenta alteraciones metabólicas ni cardiacas al año de nacido, lo más probable es que no las llegue a padecer.

Hace 20 años la expectativa de vida de estos pacientes era de 12 o 13 años, pero actualmente hay quienes llegan a cumplir 40 años de edad, e incluso mayores.

López Martínez invitó a la población en general a informarse sobre este tema, para estar oportunidad de brindar a los pacientes una mejor calidad de vida, como familia y sociedad.

Artículos Relacionados

Back to top button