En 10 segundos lo asaltaron y “nadie se metió”

asalto-nadie-interviene

Irapuato, Guanajuato.- Era alrededor de la una de la tarde, veníamos mi compañero de trabajo y yo de comprar una rebanada de pizza; caminábamos por pleno Centro Histórico cuando dos hombres comenzaron a jalonearse; lo que pensé que se trataba de una pelea, fue un asalto.

Justo caminábamos a la altura del Restaurant-Bar El Jardín frente al jardín principal, platicando anécdotas sobre las cucarachas que se “suelen cocinarse” en la comida y cuando decides salir a comer fuera de tu casa ¡Sorpresa! te sale una en tu platillo.

¡Déjalo!, se escuchó una voz, inmediatamente volteé hacia atrás y vi a una mujer con un ramo de rosas en la mano, mientras que a una corta distancia dos hombres jaloneándose, uno tratando de robar y otro tratándose de defender.

El presunto delincuente vestía una playera color azul, pantalón de mezclilla, traía cabello corto negro, por cierto un poco despeinado (quizá por los gajes del oficio), tez clara y no le calculo más de 20 años; supe que se trataba de un asalto cuando entre los jaloneos y casi en el suelo, alcancé a ver que el “ladrón” le arrebató una cadenita del cuello a su víctima, un hombre que ya pasaba al menos los 50 años de edad.

La escena no duró más de 10 segundos. La rapidez con la que el “motorata” atacó a su víctima y cumplió su cometido para huir con un cómplice que lo esperaba a bordo de una motocicleta a unos dos metros adelante, no dio paso a que los que se percataron del robo pudieran reaccionar, incluyéndome.

Después del hecho vi correr al hombre que acababan de asaltar detrás de los delincuentes, sin éxito, quienes abordaron la moto con rumbo desconocido.
No sé si todos los testigos concluyeron de qué se trató, sin embargo este asalto me dejó un síntoma de enojo, de no haber reaccionado o hecho algo. Aunque debo confesar que durante el atraco pensé en capturar el momento, desafortunadamente el tiempo no se detiene y cuando logré sacar el celular de mi bolsa para tomar alguna imagen yo tampoco tuve éxito, los delincuentes ya habían escapado.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button