A Pénjamo le pegaron el corazón y a Abasolo en el orgullo - Periódico Notus - Columnas