Un paseo por el tiempo… El Parque de Convivencia

Los domingos desde media mañana las familias iban llegando con sus bolsas llenas de comida, cobijas, manteles, pelotas y la firme idea de pasar un día feliz

Por: Juan José López Luna  Fotos: ADP.

Irapuato, Guanajuato.- Los padres de los jóvenes y algunos niños actuales, pudieron todavía vivir aquellos domingos felices y placenteros en el parque de convivencia infantil(hoy el Irekua), cuando la zona de los viveros Revolución estaba densamente arbolada, cuando realmente se podía convivir en familia un día de campo y diversión desde la mañana hasta la tarde, quedándose con cientos de cosas bonitas para hoy recordarlas con sus hijos y hasta nietos…

Después que en el año 72 se llevaron la feria de las fresas de los viveros, aquello quedó olvidado y por la cantidad de árboles se generaba un basural, de ese modo, gente con visión e interés por el bien del pueblo, idearon juntar el entonces vivero con el resto y hacer el centro de convivencia familiar, a donde las familias podrían ir a pasear y al mismo tiempo el DIF sacar dinero para sus programas de beneficencia…

se construyeron canchas de basquetbol, voleibol, la pista redonda, áreas de columpios volantines, pasamanos, sube y bajas, puentes colgantes, deslizadores, pasillos para triciclos, pista de patinaje, palapas con comederos, un kiosco, el chapoteadero, diversos juegos infantiles, ya estaba el barco y se acondicionó como tiendita, las rampas se hicieron gradas para la pista de patinar y el círculo del vivero se partió en 4 pasillos con forma de cruz con una fuente central, baños, área para brincolines dibujo y pintura, había renta de trenecito, de bicicletas y cochecitos para niños…

Los domingos desde media mañana las familias iban llegando con sus bolsas llenas de comida, cobijas, manteles, pelotas y la firme idea de pasar un día feliz después de la semana de trabajo y escuela, ya desde la entrada se sentía la paz y alegría, los pequeños eran paseados en los columpios mientras los más grandes jugaban con pelotas, subían a la telaraña de cuerdas, otros disfrutaban de un algodón de azúcar, una paleta de hielo o golosinas que vendían junto con juguetes en las rifas, los jóvenes hacían la reta para los juegos de voli o de básquet y otros mostraban sus habilidades patinando y haciendo piruetas, las gradas se llenaban de adultos y niños para verlos y aplaudirlos…

mientras tanto las madres de familia con algunas hijas preparaban los sanwiches, las tortas, tostadas, ensaladas y había quienes llevaban hasta las cazuelas con comida casera sin faltarles el pozole y recalentados del día anterior…

había muchos comederos y palapas de palma, pero también amplios jardines y con cuidado se permitía a la gente utilizarlos, así que una buena cobija era suficiente para que a la hora de comer todos se sentaran en el pasto y disfrutaran del día, y si no se llenaban algunos, estaba la tienda del barco, donde so podían saborear unas papitas con chile, o palomitas, refrescos y un sinfín de golosinas y botanas…

Años después al gran amigo Rogelio se le ocurrió hacer Los Domingos Alegres, para lo cual ponía un tapanco e invitaba al público para que subieran a cantar o bailar, muchos aprovecharon ese espacio para dejar salir al artista que llevaban dentro, luego que murió, pusieron un ring y había lucha libre, pero ya no hubo atracción…

Como los gustos eran diversos había futbolitos manuales, renta de carritos eléctricos, un tren de doble piso y muchas cosas más, pero la verdad el simple hecho de caminar por el parque era suficiente para sentirse bien, uyyy,  y no se diga los que entraban al chapoteadero, pues mientras los niños se daban chapuzones y jugaban, los adultos se acostaban en el pasto y se echaban un largo sueño. Y ya metiéndose el sol la gante salía del parque para regresar a casa, unos en sus vehículos, otros en la misma puerta abordaban el camión urbano y muchos más preferían caminar, si vivían cerca…así eran los domingos en el parque de convivencia familiar.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba