Un matrimonio para toda la vida, familia Díaz de León 55 años de casados

 

amor (1)

Irapuato, Guanajuato

Enamorarse de alguien y ser correspondido de manera recíproca es “mágico”,  encontrar a la pareja ideal quizás no lo es tanto y saber que estas con la persona indicada, con la cual pasaras el resto de tus días, crearás una familia, compartirás, apoyarás, soportarás, crecerás… no es tan sencillo. Es por eso que hoy en día rodeados de matrimonios y noviazgos fallidos y en conmemoración del día del amor y la amistad, resaltamos a un caballero que a través de los años ha sabido mantener una sana relación de 55 años, un matrimonio con raíces de más medio siglo, el señor José Ramón Díaz de León y su familia.

El señor Díaz de León platicó como a través de los años ha perdurado una larga relación fructífera con su esposa María Eugenia de la Soledad farfán de Díaz de León, en la cual han concebido 3 hijos, dos varones y una mujer, además de cinco nietos, lo que describió como una fortuna, “¿Qué más podemos pedir” indicó. “Yo no tengo motivos para dudar del cariño de mi mujer que me ha tolerado, con actos y acciones me demuestra que me sigue queriendo, yo le hago la luchita para decirle que también, entonces el amor es algo que se tiene que alimentar todos los días, de tal forma que se mantiene vivo y cuando tu llegas a una edad como la nuestra, después de más de medio siglo y habiendo tenido una vida fructífera con dos hijos varones, una hija mujer, cinco nietos, y a nuestro alrededor una riqueza de la que pocos se pueden ofanar”.

Asimismo el señor Ramón Díaz de León se dijo agradecido con Dios pues es consciente de que algunas otras personas o familias actualmente no logran vivir en armonía, teniendo confrontaciones constantes, distanciamiento por diversas razones.

El amor es dar y recibir

Asimismo con su experiencia la familia Díaz de León señaló que el amor es dar y recibir, “el matrimonio camina sin mayor problema, pero siempre fundado en el amor puede sonar ridículo a los oídos de muchos jóvenes que yo le diga a mi esposa si me quiere y me diga que claro que me quiere, me regreso en el calendario y me remonta a mi juventud”. El amor además se debe merecer del uno hacía el otro y en segundo plano conservar a través de respetar los preceptos que se juraron cuando se concreta el matrimonio en el altar, “prometes y hay que cumplirlo”.

Respecto a los orígenes de la duradera relación la señora María Eugenia de la Soledad farfán de Díaz de León, platicó cuando conoció al señor Ramón a quien dijo en un inicio le parecía muy joven para ella, debido a que solo le gana por 6 meses. “lo veía muy chiquillo me gana solo por seis meses, yo decía está muy niño pero lo fui tratando, él era muy tenaz hasta que caí, lo intentamos y ya llevamos 55 años de casados”.

Se conocieron en un baile de una feria, precisamente en un mes de febrero según platicó la señora Díaz de León y al señor Ramón le ayudó que era un buen cantante y le llevaba serenata lo que terminó de enamorarla de su ahora esposo.

Posteriormente un día común el señor Ramón entró al negocio del padre de la señora Díaz de León, donde le pidió matrimonio, mismo detalle que le tomó por sorpresa porque no lo esperaba según platicó pero no dudo en aceptar la propuesta.

¿Cómo llevar una relación duradera?

La paciencia, la reciprocidad y la tolerancia son unos de los puntos clave para mantener una relación duradera, por supuesto el saber elegir a la persona adecuada lo cual toma tiempo de convivencia. Además según relató la pareja el matrimonio antes era tomado con más seriedad “era de verdad para toda la vida, no solo a ver si me gusta y me va bien, no era que me divorcio y me caso con otro, no era así, era un compromiso y hemos sabido sobrellevarlo, a veces puedo faltar yo o él pero nos vamos apoyando y llevándola bien sumado a nuestros hijos que son una bendición” resaltó la señora Díaz de León.

Los noviazgos y relaciones en la actualidad

Respecto a los constantes divorcio y el crecimiento de las familias disfuncionales el señor Ramón Díaz de León indicó que los tiempos han cambiado pues dijo que antes las familias y los padres eran más atentos a los propósitos de los jóvenes, ahora no, “hoy en día los jóvenes dicen mamá y papá me caso, y se casan, las cosas han cambiado al extremo de ver el matrimonio como una forma natural de vida, sin entender que el matrimonio requiere una madurez para ver si puede ser sostenido, el matrimonio se da, empieza la vida y ya cuando se muestra la realidad que hay que llevar el diario sustento, que hay que estar pendiente de las enfermedades, cuando viene familia dicen, ¡Dios mío esto que es!, y es cuando consideran que no es lo que pensaban, cuestión de la ligereza con la que piensan hoy en día los jóvenes”. Si bien señaló que siempre ha habido ligerezas en todos los tiempos, anteriormente no se pensaba a tal extremo, antes no se vivía tan apresuradamente.

“Antes el matrimonio era para toda la vida, hoy los jóvenes ven con toda naturalidad que se pueden casar y descasar con toda la tranquilidad del mundo” concluyó.

amor (2) amor (3) amor (4)

 

 

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verifique también
Close
Back to top button