«Tito» disfruta su trabajo en Navidad

Abasolo, Guanajuato.- Desde los 13 años fue una persona que supo que su vocación era socorrer a los demás. Julián Martínez López es actualmente elemento de Protección Civil de Abasolo y así tenga que sacrificar la convivencia con su familia en estas fiestas decembrinas “vale la pena” porque su trabajo es su pasión.

“Desde chiquito me llamó la atención, yo miraba una ambulancia y decía yo quiero pertenecer a una corporación, ¿Qué se sentirá andar en una ambulancia, en un camión de bomberos?, desde chiquito me gustó escuchar el ruido de las sirenas”, dijo.

En su trabajo, “Tito” como lo conocen combina las actividades administrativas como operativas, entre ellas auxiliar en los accidentes.

Actualmente Tito tiene 7 años en la cooperación y le ha tocado atender reportes difíciles, el más fuerte fue en el que su tía se vio involucrada en un accidente y donde perdió la vida.

“Siento yo que no actué con el profesionalismo que uno lo hace al saber que es un familiar, me ganó el sentimiento, el no poder hacer algo, es como un trauma que ya queda de por vida”, platicó.

Pese a ese hecho, Tito disfruta su trabajo, lo hace divertido y con alegría ya que si no existen estas variables no se trabaja bien.

Señaló “Es una pasión cuando te nace tu profesión o algo que te gusta, mi trabajo me encanta, me gusta hacerlo dinámico, divertido porque si no hay entusiasmo o alegría no vas a desempeñarlo al cien”.

Y agregó que “voy a dar todo lo que he dado hasta que dios me dé la dicha de seguir aquí.

Yo voy con Dios no sé si en el camino o en un servicio nos pueda ocurrir algo”.

Tito es padre de una niña que está por cumplir los 3 años y aunque en las fiestas decembrinas no pueda compartir esos momentos con su familia, su trabajo lo recompensa y los satisface.

“Ya la costumbre, pues bien sabemos que el 24, el 31, los 365 días del año los trabajamos, ahí no importa si es un día festivo; en Navidad sí es un poco triste porque pues dejas a tu familia por venirte a hacer una guardia o te tocó trabajar el 31 el 24. Son cosas que uno tiene en mente que no voy a estar con ellos pero siento que los voy a estar protegiendo con las demás corporaciones”, comentó.

Además para Tito sí vale la pena sacrificar esos momentos con la familia “porque mi segunda familia es mi corporación, somos como una familia entre los grupos de emergencia y siento que estoy agusto, nosotros convivimos entre nosotros, un obsequio, una cena y ya si sucede una emergencia vamos a cubrirlos”.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba