“Se acabó todo eso y vivimos en paz después”: Inundación 1973

Irapuato, Guanajuato.- Francisco Delgado recuerda que tras la inundación de 1973 en Irapuato, todo volvió a la normalidad y después de ese suceso “se vivió” paz, aunque fue una tragedia que acabó con casas, animales e incluso vidas humanas.

Ese día, 18 de agosto de 1973, Francisco Delgado se encontraba trabajando en Abasolo, cuando “corrió” la noticia de que la Presa El Conejo se había reventado.

“Comenzaron a anunciar que la Presa El Conejo se había reventado, algo así, y empezaban a decir que muchos iba a ver dónde encontraban el agua y unos que iban a verla ya después no podían regresara a sus casas porque el agua ya no les daba tiempo de llegar”, contó.

Hubo quienes pasaban de un lado a otro con cuerdas, mucha gente se subió a resguardase en los techos de las casas, “todo lo que había en el agua, llevaba animales muertos, muebles, barriles, puercos, algunas gentes agarraban para comer…”.

Cuando Francisco regresó a su casa en la colonia Miguel Hidalgo, su familia se encontraba resguardada en el techo de loza de la casa de un vecino, afortunadamente.

“Donde eran Los Presidentes, ahí había unas milpas muy grandes, cuando regresamos ya no había ni rastros de las milpas”, dijo.

Además, recordó que en la tienda Blanco se informó que hubo “muchos muertos”, que quedaron atrapados en el sótano y no pudieron salir.

Sin embargo, Francisco nunca tuvo miedo de nada, “Se acabó todo eso y vivimos en paz después”, expresó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close