“Quihubole a quién están velando”, a ti

Chiautempan, Tlaxcala

Al fondo se alcanzaba a ver el ataúd en que aparentemente “descansaba” el cuerpo de Jorge Flores López, de 51 años y a su costado sus familiares llorando por su partida. Sin embargo cuando ya iba a ser llevado al panteón el supuesto difunto se apareció, luego de pasar varios días de parranda.

El hecho ocurrió en Chiautempan, Tlaxcala, cuando el hombre de oficio músico, reapareció en su casa y en su propio funeral, pues ya estaba “siendo velado”, aunque él estaba tan vivo que le pareció extraño llegar a su hogar y encontrar tal escena.

Según la información de la zona todo se debió a la confusión de una de sus hermanas a quien un día antes le informaron que habían hallado el cadáver de su consanguíneo entre la maleza del parque de “San Onofre”, ubicado en la cabecera municipal.
La hermana del “artista”, fue a la Procuraduría General de Justicia del Estado (Pgje) a reconocer el cadáver, acompañada de una sobrina; ambas al tenerlo frente a ellas dijeron que se trataba de su consanguíneo, siendo el cuerpo entregado por las autoridades.
Uno de los amigo de Jorge lo encontró en las calles totalmente ebrio y lo llevó a su casa con el número 42 de la calle Chihuahua, en la colonia El Alto, ocasionando el asombro de las personas que rezaban frente al féretro; unos gritaron de alegría, otros de susto, algunos más estuvieron a punto de desmayarse y otros salieron corriendo.

Los familiares reportaron el hecho y regresaron el cadáver, siendo llevado nuevamente al Servicio Médico Forense (Semefo), en espera de que el hoy occiso sea reconocido por sus legítimos familiares.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button