Presunta negligencia en Sanatorio; inyectan a bebé con “agua”

Jessica Castro y Heriberto Banda, denunciaron, que en un Sanatorio en Irapuato supuestamente pudo haberse tratado de agua las vacunas que recibió su bebé

Sanatorio San Martín de Porres, en Irapuato

Irapuato, Guanajuato

Jessica Castro y Heriberto Banda, relataron que presuntamente su bebé, recibió vacunas falsas que podrían haberle costado la vida a su hijo, porque al parecer solamente eran con agua. El hecho ocurrió en un sanatorio de Irapuato.

Hace aproximadamente una semana, Jessica, madre del menor “Diego”, compartió a través de sus redes sociales lo que vivió en el Sanatorio San Martin de Porres con su hijo; cabe destacar que el caso no ha sido denunciado a las autoridades, detallando que los padres del menor comentaron que lo único que quieren es que la ciudadanía conozca lo que ellos vivieron para evitar que a alguien más le pase.

“Inicialmente me estuve atendiendo en el IMSS, pero por la pandemia, me dio miedo y decidimos acudir a un lugar más seguro, para evitar riesgos y llegamos al Sanatorio San Martin de Porres, ahí tuve a mi bebé y la verdad, en la cesárea no me fue nada mal”, contó Jessica.

Su pequeño fue atendido en la clínica, donde le pusieron la vacuna de recién nacido, sin presentar ninguna reacción, “mi mamá me decía, le va a quedar una marquita y no le quedo nada, fue algo que no me inquieto”, externó.

Por otro lado, tiempo después, Jessica acudió al sanatorio por la vacuna del rotavirus, “cuando lo lleve a la cita lo inyectaron, yo recordaba que esa vacuna era vía oral, fue algo que me inquieto y le pregunte a la enfermera, a lo que ella respondió que ahí siempre habían sido inyectadas, al regresar a mi domicilio me informe y solo encontré que esa vacuna era oral, después fui al IMSS y me confirmaron lo anterior” explicó.

Jessica al darse cuenta de lo sucedido regreso al sanatorio y afrontó al doctor y a la enfermera “llegue lo más tranquila que pude y grabe a la enfermera haciéndole preguntas sobre la vacuna, después fui con el doctor y él se ‘lavó las manos’, diciéndome que tenía que hablar con su proveedor, regresándome el dinero, pero nunca me dio una respuesta” mencionó.

Después Jessica y Heriberto se llevaron al menor con otro Pediatra, “lo observamos durante 72 horas, el pediatra lo revisó después de las 72 horas y me dijo siéntete tranquila, tal vez fue pura agua lo que le inyectaron”. concluyó

Jessica y Heriberto no han denunciado el caso a las autoridades correspondientes, lo único que buscan es que la gente se entere de lo sucedido para evitar que algún otro irapuatense vuelva a pasar por algo de esa índole.

Relato de Jessica Castro

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba