Ojo de Agua de Abasolo; paraíso entre la ciudad

Niños limpiando mangos Foto Notus
Niños limpiando mangos Foto Notus

Abasolo, Guanajuato

El llamado “Ojo de Agua” es un pedazo de historia en pleno centro de la ciudad de Abasolo, donde se  pueden observar algunos vestigios del pasado, unidos con la naturaleza. En la ex hacienda se festeja año con año, a la virgen de Guadalupe.

La ex hacienda que comúnmente se conoce como Ojo de Agua y tiene poco más de cien años de haberse construido, de acuerdo a los pocos documentos que avalan su construcción; en su interior hay árboles de sabino que tienen una altura de hasta 30 metros y dos metros de ancho.

Este inmueble, es considerado como uno de los atractivos naturales que tiene la localidad, ya que existe una gran variedad de vegetación y animales pequeños como: zorrillo, tlacuache, tejón, conejo, armadillo, entre otros.

La fachada principal de Ojo de Agua, cuenta con una arquitectura clásica con terminados en piedra pulida, acomodada de tal manera que pareciera una fortaleza; en el jardín principal hay una pequeña plazoleta, donde la familia que habitaba y que al parecer era de procedencia española, realizaba sus fiestas en dicho espacio, de tal manera que todavía hay ocasiones en que los abasolenses, no pierden la oportunidad de tener reuniones a la sombra de los enormes sabinos.

En la parte frontal de la edificación, hay una pequeña vereda que lleva a un monumento con la imagen de la virgen de Guadalupe, pues se cree que en ese lugar se apareció y por tal motivo, cada 12 de diciembre es venerada por la ciudadanía.

Aunado a los árboles de sabino, también existen árboles de mango, que han logrado subsistir por el abastecimiento de los desprendimientos de agua que atraviesan a la ex hacienda.

La vivienda, fue hecha a base de madera y adobe, aquí todavía se pueden observar algunas habitaciones, que desafortunadamente han perdido su forma, pues en algunas de ellas el piso se ha ido desprendiendo.

Por otro lado, la casa tenía dos albercas que se entrelazan por medio de una pequeña pared, donde al parecer el funcionamiento que tenían los estanques, servía como jacuzzi o lugar de reposo, de tal manera que eran abastecidas con agua caliente, de algunos manantiales de la zona.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button