“Mis hijos son los mejores del mundo” Martín Zúñiga, bolero

Bolero Salmantino, trabajó como velador, obrero y lustrador de zapatos al mismo tiempo para poder mantener a su familia y se dice satisfecho al verse realizado como padre

Salamanca, Guanajuato.- “A mis 25 años me convertí en papá por primera vez, tengo 3 hombres por los que tuve qué trabajar muy duro para que no les faltara nada, llegué a trabajar de velador, en la Refinería las Compañías y a la vez como bolero al mismo tiempo” comentó don Martín Zúñiga de 59 años de edad, originario de Salamanca.

“Mis 3 hijos son los mejores, no sé qué hice para que salieran tan buenos, no toman, no fuman, no se desvelan y son muy responsables como padres de sus hijos” dijo don Martín con una gran sonrisa de satisfacción y alegría al platicar que formó una bonita familia a lo largo de 46 años de casado con su esposa Ma. Soledad Almanza.

Don Martín, es bolero de oficio desde que tenía 12 años de edad, siguió los pasos de su padre, el señor Agustín Zúñiga (q.e.p.d.) quien le inculcó el trabajo desde pequeño, con quien dijo estar agradecido por heredarle un oficio con el que pudo sacar adelante a su familia “uno ve a su padre como un héroe, él me enseño y aquí seguimos sin parar”.

Actualmente, el bolero continúa ejerciendo su oficio frente a los portales del jardín, en el centro de Salamanca, argumentando que ahora es abuelo de 5 nietos a los que ama con todo su corazón y dijo “son la alegría de su vida”.

“Antes no descansaba un solo día, trabajaba diario para llevar el sustento a mi casa, ahora si me doy el lujo de descansar un día a la semana para poder llevarme a mis nietos a pasear y a comprarles un helado, ellos son los amores de mi vida y ahora sí me doy el tiempo para consentirlos como me hubiera gustado consentir a mis hijos, pero por estar trabajando no tuve tanto tiempo de hacerlo” concluyó Martín.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba