Mejores inversiones para protegerse de la inflación en México

La economía se ha convertido un campo impredecible y muy volátil en el cual el dinero y los bienes se desvalorizan de manera constante gracias a la inflación. Existen, sin embargo, ciertas alternativas ganarle a la inflación; según Compraoro.org, una de las más seguras es invertir en oro y materias primas.

¿De qué hablamos cuando hablamos de inflación?

Debido a una multitud de factores muy variados, la economía se ve afectada de manera global y particular desde muchos ámbitos con los que esta convive. En sentido macroeconómico, uno de los indicadores más conocidos y representativos de su salud es la inflación.

Se trata de una caída del valor de una moneda en función de otra moneda o valor de referencia, por lo general el dólar. En tiempos pasados, el valor del dinero se encontraba asociado al valor del oro de manera estable. Este método fue abandonado, sin embargo, durante la segunda mitad del siglo xx. Hoy, el valor de una moneda se basa en ciertos indicadores de rendimiento de un determinado país y su capacidad de comerciar con otros.

En el ámbito cotidiano, la inflación representa una pérdida de poder adquisitivo y, al mismo tiempo, un aumento en el valor de los precios de la mayoría de los bienes del mercado. De esta manera, el valor del dinero de las personas se reduce significativamente e imposibilita el ahorro y la inversión.

Por lo general, los bancos centrales son los encargados de regular la emisión y controlar el efecto inflacionario sobre una determinada moneda. En el caso de México, esta tarea recae en el Banco de México. Sin embargo, muchas veces las políticas de conservación de valor y emisión monetaria no son suficientes para detener este fenómeno.

La inflación en México

Según Banxico, el banco central de México, la inflación se constituye como un aumento sostenido de los precios de productos y servicios frente a la caída virtual del valor de la moneda local.

Las consecuencias de este aumento y la reducción de valor se corresponden con dos factores íntimamente relacionados. Por un lado, el mercado depende del comercio con el extranjero y el ingreso de divisas que le permitan la importación de ciertos bienes. Por el otro lado, el dinero en circulación: la emisión del organismo bancario central desvaloriza automáticamente el valor del dinero que ya se encuentra en circulación.

Esta situación genera escasez de productos y, por ende, un incremento de los gastos necesarios para su producción y puesta en circulación. La disminución en la oferta de bienes genera un fenómeno en el que la demanda de productos aumenta exponencialmente, y así sucesivamente. Entre tanto, todos aquellos mecanismos de ahorro e inversión sufren un fuerte impacto con el tiempo.

La inflación se considera en función de un indicador calculado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el cual el Banco Central vigila cuidadosamente. El cálculo se realiza en función de una canasta básica que contiene varios de los elementos de consumo más representativos de una familia media en México. Esto incluye vivienda, alimento, educación, salud, entre otros. Este indicador recibe el nombre de Índice Nacional de Precios al Consumidor.

El Banco supervisa la inflación de manera constante, ya que las políticas y mecanismos de control a su disposición deben comprender una multitud de factores que provocan, en mayor o menor medida, su crecimiento. De otro modo, si estas políticas no se aplican con cuidado, pueden producir efectos adversos de gran envergadura.

La estabilidad del valor de la moneda y, por lo tanto, del poder adquisitivo de las personas, representa una prioridad para la mayoría de los países de la región. En primer lugar, esta condiciona a la población, por un lado, y a las oportunidades de crecimiento e inversión del sector privado, tanto local como extranjero, por el otro. En México, el índice de inflación anual es de alrededor del 3 %.

Mecanismos de control y responsabilidad del Banxico

Como mencionamos más arriba, el Banco de México, comúnmente conocido como Banxico, es el encargado de regular la emisión monetaria y establecer tasas de interés y medidas económicas que afecten a la circulación del dinero. Este cuenta con la responsabilidad de establecer condiciones para el crecimiento económico y el bienestar social en general.

Sin embargo, no puede hacerlo de manera directa. Por lo tanto, utiliza ciertos mecanismos institucionales y gubernamentales para establecer ciertos límites y pautas a los actores económicos como los bancos, entidades financieras y sociedades de fomento. Una de las principales es el control de las tasas de interés, las cuales establecen cuánto y cómo pueden cobrarse intereses por prestar dinero.

Esto tiene como objetivo establecer un marco en función de las necesidades financieras de los distintos sectores de la población y los grandes agentes económicos que dependen de servicios financieros para solventar sus actividades diarias. Debe recordarse que la inflación, si bien se representa con un único valor, no afecta de manera homogénea a la economía y algunos sectores se ven más afectados que otros.

El segundo recurso fundamental del que se dispone para interrumpir un escenario inflacionario, es la Unidad de Inversión. Este instrumento tiene como principal objetivo detener el incremento en el precio de los distintos productos y servicios que se incluyen en el Índice Nacional de medición. Se trata de títulos de deuda que el gobierno federal implementa con el propósito de proteger las inversiones en pesos frente al deterioro en el valor del capital por inflación.

Las mejores inversiones para ganarle a la inflación

Entre las muchas manifestaciones que la inflación puede adoptar en una economía determinada, la pérdida de valor de la inversión en pesos es una de las más significativa. Lo mismo ocurre con el ahorro o cualquier otra actividad que se solvente en pesos a largo plazo.

Si se gasta rápido, la inflación puede representar un problema menor. Sin embargo, aquellas operaciones liquidas que busquen un redito a largo plazo se encuentran con una desvalorización nominal muy pronunciada, debido a la inflación acumulada. En México, esto quiere decir que existe menos inversión interna y un privilegio para la inversión en moneda extranjera.

Por el otro lado, para los ahorristas e inversores particulares, existen muchas opciones para que el dinero no pierda valor con la inflación y que nos permiten invertir nuestro capital sin preocuparnos por la caída en el valor de la moneda.

La siguiente es una lista confeccionada con las mejores inversiones para protegerse de la inflación en México. Se trata de activos cuyo rendimiento a largo plazo es positivo y que pueden ser adquiridos a través de una multitud de plataformas y aplicaciones de inversión que operan de manera enteramente online.

Inversión inmobiliaria

Los bienes inmuebles, propiedades y activos inmobiliarios como proyectos de desarrollo urbano históricamente han sido de las inversiones más seguras del mercado. Esto se debe a que el capital se congela en un bien cuyo valor no suele variar mucho. De hecho, en estos casos el arrendamiento y los valores suelen actualizarse en función de la inflación semestral.

El congelamiento de nuestra inversión nos permite disponer de un capital que no se ve afectado por la caída en el valor de la moneda ni frente a otros factores que pudieran afectar su rendimiento. Por lo tanto, se considera una de las mejores alternativas. En el caso de la renta por arrendamiento, nos permite controlar en tiempo real el cobro de alquileres y disponer de un flujo de dinero líquido para otras actividades o inversiones.

Comprar oro

Como mencionamos más arriba, en un tiempo el oro era el activo de referencia para el dólar y, por lo tanto, para la mayoría de las reservas mundiales. Hoy que el dinero obtiene su valor del rendimiento económico, adquirir oro para el ahorro se constituye como una de las mejores opciones para protegerse de la inflación.

Este puede ser adquirido de manera digital, mediante la compra de títulos y otros instrumentos de inversión en oro, los cuales adquieren su valor de la cotización global del metal. Una gran manera de interiorizarse en las distintas opciones comprar oro de esta manera es consultar el portal compraoro.org, especialista en la materia.

Por otro lado, también podemos realizar la compra física del material y almacenarlo por nuestra cuenta, lo cual requiere de una mayor inversión en constatación de sus propiedades materiales —pureza, calidad, etc.— y en la logística de su transporte y almacenamiento.

Bonos contra inflacionistas

En este caso, los bonos del tesoro son garantía del Estado de que nuestra inversión y dinero no se desvalorizaran por el proceso inflacionario. Esto nos permite ahorrar en pesos e invertir con la moneda local sin la necesidad de recurrir a agentes extranjeros o privados, lo que produce, justamente, que la inflación siga creciendo. Este tipo de inversión apuesta por la economía interna y el desarrollo del propio país.

Uno de los más populares instrumentos de este tipo son los bonos y obligaciones de deuda del gobierno mexicano. Estos instrumentos de renta fija garantizan el rendimiento de la inversión a corto, mediano o largo plazo. Esto permite desarrollar actividades asegurando una prestación que contrarreste el impacto de la inflación y, por lo tanto, no perjudique las posibilidades de éxito del proyecto en cuestión.

Invertir en materias primas

Otro gran activo para la inversión y el ahorro a largo plazo son las commodities o materias primas. Se trata de la adquisición de acciones y títulos sobre empresas y compañías cuya principal actividad es la extracción, tratamiento y distribución de materias primas para la producción de distintos bienes.

El oro es una de las distintas materias primas en las que podemos invertir. Sin embargo, ya no estamos comprando oro o elementos físicos que se fabriquen con él. En cambio, se adquieren valores bursátiles sobre su explotación y el valor de dichas materias depende, por un lado, de la cotización de las mismas en el mercado, y, por el otro lado, del rendimiento de la empresa y el precio de sus acciones.

Invertir en acciones y valores bursátiles

De manera similar al caso anterior, la inversión en la bolsa de valores mexicana representa una gran alternativa para reducir el impacto de la inflación en nuestra economía. Podeos invertir localmente, en empresas mexicanas, o bien en grandes empresas del extranjero.

Sin embargo, al contrario de lo que sucede con los casos anteriores, en este caso se trata de un mercado más volátil en la que las características particulares de una determinada empresa y su imagen pública pueden afectar enormemente el valor de las acciones o de los instrumentos que utilicemos para invertir en ellas —fondos indexados, opciones y derivados, por nombrar algunos—. La mejor manera de conseguir estabilidad es una combinación de activos de renta fija y una cartera lo más diversificada posible.

En el primer caso, se trata de invertir en empresas que ofrezcan la posibilidad de obtener ganancias de manera periódica. Por ejemplo, mediante el pago de dividendos —excedentes— a sus accionistas, o través de alquileres o préstamos. En el segundo caso se trata de una combinación variada de activos que permiten reducir el riesgo de un activo particular sobre el total de nuestra inversión.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button