Las únicas y tradicionales pollitas del mercado tienen historia

Hace casi 50 años de tradición en la venta de gallinas de doble propósito, permanece como el único establecimiento que maneja estos animales

Irapuato, Guanajuato.- Jorge Barrientos Sánchez, de 52 años, hijo de la propietaria, comentó que por casi 50 años han mantenido la tradición desde principios de los años 70 en el antiguo mercado y ahora ubicados en la Nave Porfiriana afuera del mercado por la sección de alimentos y habló de cómo se ha mantenido popular el negocio familiar.

El comerciante Jorge Barrientos explicó que atiende el negocio en sus tiempos libres y para apoyar a su madre cuando no puede asistir, ya que tiene otras ocupaciones también.

Las gallinas las compra su mamá en una granja de Lagos de Moreno, Jalisco, con la cual ha trabajado todo el tiempo desde que comenzó, y el propietario le manda cierta cantidad y saca para su semana.

Originalmente, el padre de Jorge Barrientos fue el iniciador del negocio, sin embargo falleció, así que continuó con la tradición su esposa.

El comerciante afirmó que es el único lugar en Irapuato en donde venden las pollitas, y mencionó que anteriormente su mamá daba a 3 pollas por un peso en los años 70, ahora con las inflaciones y los cambios económicos que ha sufrido el país, ahora cada gallina la dan a 25 pesos.

“La gente nada más viene y pide gallinas ponedoras”, mencionó Jorge Barrientos en relación a las gallinas que manejan, las cuales las conocen como gallinas “búlicas” de la raza “sasso” y dio a conocer que anteriormente vendían gallinas “coquenas” o de “Guinea” que por su belleza, están cotizadas cada una en 500 pesos actualmente, siendo que a inicios de los años 90, daban el par en 5 pesos, por lo que las personas prefieren utilizarlas como aves de ornato que cocinarlas o utilizarlas como ponedoras.

El vendedor comentó que tienen un buen control de calidad entre sus pollitas, aunque se las entreguen listas, vacunadas y sanas para vender, siempre las vuelve a vacunar en cuanto les llegan para evitar enfermedades.

El vendedor de pollitas expresó que se sentía muy bien el jugar con los demás niños cuando desde pequeño lo llevaban al lugar sus padres, y el carrito nunca ha tenido un nombre como tal, es conocido como “el carrito de las pollitas”, puesto que la gente así los reconoce por el tiempo y buen nombre que han obtenido.

“A estas gallinas se les conocen como de doble propósito, sino le ponen, pues se la va a comer”, refirió el comerciante de acuerdo al tipo de gallinas que vende y comentó que la única raza que no pone huevos y es específicamente para consumo humano, la polla de engorda, ya que la misma grasa atrapa la huevera y no la deja poner.

“Hay gente que les enferma la polla de engorda, entonces vienen conmigo y compran mejor de la que manejamos, pues no pueden comprar pollo de los establecimientos, pues este pollo es orgánico, más limpio, pues luego el pollo de engorda lo hacen crecer a base de químicos”. Finalizó el comerciante Jorge Barrientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar