Independencia emocional: eres feliz

Trabajo para ser lo más consiente posible del valor que tengo como ser humano, que soy única e irrepetible y que tengo una misión en esta vida, ser feliz y contagiar mi amor, solidaridad y alegría

Por Lic. Cecilia Vázquez García

La independencia que voy logrando día a día, estriba en poder reconocer e identificar con ayuda profesional de lo que carezco, para no seguir dependiendo no solo de las personas, también de cosas y momentos. Trabajo para ser lo más consiente posible del valor que tengo como ser humano, que soy única e irrepetible y que tengo una misión en esta vida, ser feliz y contagiar mi amor, solidaridad y alegría a todas las personas que me rodean, pero también me da la oportunidad de saber que cuento con ellas en momentos difíciles.

Esta reflexión me ha llevado a darle tiempo a la persona más importante en mi vida, que soy yo, invertir en mi desarrollo personal en todos los aspectos, creer en mí, saberme valiosa y dejar atrás mi pasado, hacerme consiente que de él aprendí. Aprendí a disfrutar lo que tengo, el hoy y ahora, porque todo en la vida pasa y nada es para siempre.

Asumo responsablemente el control de mis emociones, que sólo yo soy responsable de cómo decido sentirme, peleo todos los días por vencer el miedo que me paraliza para seguir avanzando y nunca, nunca compararme con nadie. Soy consciente de que no debo lastimar a nadie, empezando por mí y cuando así pasara, pedir perdón.

Reafirmé lo emotiva y apasionada que soy, disfruto al máximo lo que me gusta, pero también hoy busco equilibrar mis emociones para no sufrir tan intensamente los momentos tristes y dolorosos.

Aprendí que nunca estás sola, porque basta cerrar los ojos y encontrarte con el mejor de los Amigos.

Confirmé que de ningún modo puedo dejar de tener proyectos, me preparo para ellos y lucharé siempre.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba