HORUS, el Néctar de los Dioses

Pénjamo, Guanajuato.- Hablar de HORUS, es remontarnos a nuestros antepasados, a nuestras raíces, es contar su historia en la delicia y delicadeza de un licor de chocolate. En Corralejo, Horus resalta a la vista y envuelve una mezcla entre el tradicional grano de cacao y la alta pureza de un espíritu neutro ejemplificado en un producto que pudiera asemejarse al oro.

Horus no es un licor común, pues su aroma achocolatado es una fusión con notas de cacao que son los primeros aromas que sobresalen a la nariz, terminando con la suavidad de la vainilla y envolviendo con un suave perfil aromático que es difícil de olvidar.

La Tequilera Corralejo tomó parte del pasado en el que leyendas aztecas cuentan que el cacao fue un regalo que Quetzalcóatl dio a los hombres y que no sólo fue comida, bebida y medicina sino también se utilizó como dinero, algo parecido al metal más preciado en el mundo: El Oro.

Así es como nació Horus en una botella similar a un lingote de oro puro, que hace posible ser un licor para degustarse y compartirse, para atraer momentos dulces e inolvidables por medio del chocolate y que en su nombre lleva implícito la esencia de un néctar “para Dioses”.

Sabías que…Un lingote de oro simboliza el valor del chocolate en nuestros tiempos, comparándolo con un lingote de oro puro que en la actualidad está codiciado y valorado como en la época prehispánica lo fue el grano de cacao.

HORUS de chocolate se disfruta bien frío y con poco hielo, siendo un licor con gran carácter que en su botella tipo lingote obtiene un digno recipiente de esta deliciosa e histórica bebida.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button