Gaspar, Melchor y Baltasar llenan de magia la casa de Jesús Eduardo

nino-reyes

Irapuato, Guanajuato. 

Con la inocencia e ilusión de recoger los juguetes que los Reyes Magos dejaron al pie del arbolito de Navidad durante la madrugada, Jesús Eduardo disfruta de este lunes.

Desde las 6:00 de la mañana, Jesús Eduardo ya estaba despierto para ver si los Reyes Magos habían leído su carta en la cual pedía una bicicleta, una autopista, una bocina de música, un carrito y una pistola de agua.

Y sí, fue así, a Jesús Eduardo le sonrieron este año Melchor, Gaspar y Baltasar, trayéndole lo que les había pedido desde cientos de kilómetros de distancia.

Pero no sólo en casa sino en la de sus abuelitos y tíos también esperaban para él un par de tenis, un pantalón y zapatos para su escuela, entre otros regalos.

Por cinco años, Jesús Eduardo ha vivido la ilusión del Día de Reyes, a sus seis años ya espera impaciente el próximo.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba