Entregan restos de Jorge, encontrado en fosa clandestina después de un año

El 29 de agosto del 2019 desapareció Jorge, se encontró en una fosa clandestina en la comunidad, San Antonio El Rico, de Irapuato en diciembre y apenas hoy, autoridades entregan el cuerpo a familiares.

Irapuato, Guanajuato.- El pasado miércoles, fueron notificadas de la compatibilidad de ADN María de los Ángeles y Elizabeth, familiares de Jorge Rafael Vázquez Bello, el hoy occiso, quien desde el 29 de agosto del 2019 fue desaparecido y posteriormente, encontrado en una fosa clandestina en diciembre del mismo año.

Después de los meses de angustia, por fin se entregó el cuerpo de Jorge, a su esposa y a su hermana, quienes ya descansan de la exhausta búsqueda.

María de los Ángeles y Jorge Rafael tuvieron a una pequeña que hoy en día tiene 7 años quien es el motor de María y hará todo lo posible para sacar adelante su pequeña.

Carroza que trasladará los restos de Jorge Rafael Vázquez Bello

“Mi niña es tan inteligente, que, si nosotros publicamos una fotografía en redes sociales, ponemos una canción o algún video, ella llora, pues dice que su papá ya está con sus abuelitos y con su tía en el cielo, pues se acuerda mucho de él y ya sabe que su papá no está más en esta tierra”, mencionó la silaoense.

En contexto; El 29 de agosto del 2019 un comando armado entró a casa de Jorge y María, con domicilio en el municipio de Silao de donde lo sustrajeron con golpes y violencia dejando marcas de sangre por todo su andar.

La hermana del hoy occiso llamada Elizabeth y su esposa María de los Ángeles vivieron un viacrucis en la búsqueda de su familiar.

“A mí me amenazaron, me llamaron a los 15 días de la desaparición de mi hermano y me dijeron que me callara el hocico, sino, me iban a levantar a otro de mis familiares, a lo que un detective me dijo que me llevara a mi familia del país porque corrían peligro, al darme esta información me di cuenta que las autoridades están totalmente coludidas con los grupos delictivos y me fui del país llorando, por no poder hacer nada por mi hermano y le pedí perdón”, relato con lágrimas Elizabeth.

Al poco tiempo de irse del país su hermana se armó de valor y junto con su cuñada empezaron nuevamente la búsqueda de su familiar, de la mano del Colectivo “A tu encuentro” encabezado por el Licenciado José Gutiérrez, lucharon hasta el final, cabe destacar que las llamadas de amenaza continuaron a lo que no mostraron cobardía, pues Elizabeth soñaba a su hermano siendo torturado y maltratado por personas malas y ella no quería volver a tener esas pesadillas, quería encontrarlo.

Entre trabas, malas caras y pésimo recibimiento de las autoridades, los familiares del occiso tuvieron, no solo una batalla contra los grupos delictivos, sino también contra las autoridades quienes en vez de apoyar entorpecían las investigaciones.

María de los Ángeles y Elizabeth, familiares de Jorge Rafael Vázquez Bello

El día 30 de agosto del 2019 se abrió la carpeta de investigación, a los tres meses, Elizabeth quien radica en Estados Unidos, llamo a las autoridades correspondientes del municipio de Irapuato, para saber que sucedía con la investigación de su hermano, a lo que se llevó una desagradable sorpresa, ya que las autoridades mencionaron que, si existía la carpeta, pero estaba vacía, sólo tenía el nombre de su hermano.

“Cuando me enteré que no tenían carpeta, salí de california y me vine para Irapuato, estuve en la agencia declarando nuevamente, después de tres meses ya que ellos no tenían nada y yo no podía creer como eran las autoridades en México”, comentó Elizabeth

Por otro lado, familiares aseguraron que el móvil del asesinato aún es un misterio, ya que las autoridades no han esclarecido este punto después de casi un año de tener el cuerpo en sus manos.

“Las cámaras que rodeaban la zona de donde fue extraído mi hermano estaban nuevas y, al pedirle a las autoridades que las vieran dijeron que no funcionaban y a los pocos días ya no estaban”, mencionó Elizabeth.

Según palabras de la propia esposa de Jorge, María de los Ángeles, los investigadores le comentaron que el ADN solo servía para hacer el examen de compatibilidad con un cuerpo y por ese motivo no había más que hacer.

Cabe destacar que la forma en que trataron el día de hoy a las dolientes, las llevo a denunciar ante derechos humanos a la Licenciada María Sandra Janet Zaragoza González, quien según ellas fue prepotente en el trato, diciéndoles que el cuerpo no se les entregaría por qué necesitaba la autorización de un juez, a lo que las afectadas contestaron con una rotunda negativa y no se movieron hasta obtener el cuerpo de su familiar.

El Licenciado José Gutiérrez, Vero y Bibiana del Colectivo de búsqueda “A tu encuentro” fueron parte fundamental de que se logrará la obtención del cuerpo identificado como Jorge Rafael Vázquez Bello.

Los estragos en la familia debido a la pérdida de Jorge, han llevado a la madre a pedir a Dios, que se la lleve al cielo con su hijo, dijo Elizabeth entre lágrimas “mi madre no comía, no dormía, lloraba todo el tiempo, es algo muy difícil, el ver así a mi madre, gracias a Dios, hoy va a tener paz en su corazón”, externó.

“Yo siempre apoyé a mi hermano en lo que podía, nunca peleábamos, platicábamos mucho, después de su desaparición le seguí mandando mensajes con la esperanza de que algún día me contestara de vuelta”, relató Elizabeth.

Esta situación hizo que Elizabeth y su cuñada María se unieran más que nuca para cuidar de la pequeñita hija, que Jorge dejó en la tierra.

“Recuerdo muy bien que me dijo una vez, el día que yo falte carnala tú vas a ser el padre de mi hija, entre bromas yo le decía: ni dios ni el diablo te quieren allá, tu nunca vas a faltar”, dijo Elizabeth

Con gusto y honor cuidara de su cuñada y de su sobrina, según palabras de Elizabeth, esa es su misión en esta vida, y aunque Rafaelo o Junior como cariñosamente le decían, ya no está físicamente, siempre estará en sus corazones.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba