En el Día Mundial de la Juventud es necesario replantear los esquemas de comunicación en el seno familiar

Irapuato, Guanajuato.- El Sistema DIF Irapuato trabaja a favor de la familia mediante diversos programas que desarrollan las distintas coordinaciones, y, si bien es cierto, su trabajo se enfoca más en atender a niñas, niños y adolescentes, así como adultos mayores, la etapa de la juventud también forma parte de sectores a atender.

Es por ello, que, en este día, en que se conmemora a nivel mundial “Día de la Juventud”, fecha proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 17 de diciembre de 1999, se tratarán diversos tópicos desde la visión y misión de DIF municipal.

Es bueno comenzar por el origen de la palabra Juventud, procedente del latín “Juventus” y es la edad que precede inmediatamente a la edad adulta y se sitúa después de la infancia. La Organización Mundial de la Salud postula que la juventud comprende, en general, el rango de edad entre los 18 y los 27 años, aun cuando reconoce que puede haber “discrepancias entre la edad cronológica, la biológica y las etapas psicosociales del desarrollo”.

El término juventud también puede referirse a los primeros tiempos en la existencia de algo, y puede ser sinónimo de energía, vigor y frescura. La juventud constituye un conjunto social de carácter heterogéneo donde cada subgrupo desea diferenciarse del resto y de los adultos. Los jóvenes buscan desarrollar un sentido de pertenencia y, por eso, se agrupan con sus pares.

ANTECEDENTES

Las Naciones Unidas celebraron en 1985 el primer Año Internacional de la Juventud. Al cumplirse el décimo aniversario, la Asamblea General aprobó en su resolución 50/81 del 14 de diciembre de 1995 y ampliado por A/RES/62/126 del 18 de diciembre de 2007 el Programa de Acción Mundial para los Jóvenes, que estableció un marco normativo y directrices para la adopción de medidas nacionales y la prestación de apoyo internacional con miras a mejorar la situación de los jóvenes.

Son diversos factores los que pueden influir en la juventud, tanto positiva como negativamente y es ahí, precisamente, donde los programas del Sistema DIF Irapuato intervienen desde la niñez a través los programas PREVERP, CANNASE, Fortalecimiento Familiar y CEMAIV, pero también mediante pláticas que se desarrollan a madres y padres de familia, para entender y poder enfrentar la problemática que se presentan en el seno familiar.

PROBLEMAS DE LA JUVENTUD

Los jóvenes tienen problemas específicos que suelen definir las políticas de organizaciones internacionales (UNESCO, OMS, UNICEF) y de los estados. Problemas como la salud de la juventud (que contempla tanto los problemas físicos o psíquicos del desarrollo como la salud reproductiva, la salud sexual, trastornos psíquicos o la drogadicción y el alcoholismo), como el primer empleo, desempleo juvenil, criminalidad juvenil, embarazo adolescente, control de la natalidad, educación sexual, son aspectos a los que los jóvenes se tienen que enfrentar.

Así, los problemas pueden clasificarse como: A) Problemas médicos y psicosociales. B) Problemas médicos: acné, cefalalgia, ginecológicos, atención dental, VIH/Sida, tuberculosis. C) Problemas psicosociales: desórdenes psiquiátricos, estrés, ansiedad, peso (sobrepeso), bulimia, anorexia, anorexia nerviosa, tristeza, depresión, fatiga, trastorno del sueño, déficit de sueño, desórdenes maníaco-depresivos (trastornos bipolares), conducta suicida (el suicidio es la segunda causa de muerte de jóvenes). D) Problemas de uso y abuso de drogas y vehículos. E) Tabaquismo y alcoholismo.

EDUCACION SEXUAL

También es necesario abordar el tema de la salud sexual y la salud reproductiva, que son imprescindibles para los jóvenes, quienes deben obtener una educación sexual adecuada y tener acceso a la planificación familiar y a los métodos anticonceptivos tanto para evitar embarazos no deseados como infecciones de transmisión sexual.

Las relaciones sexuales se inician, mayoritariamente, entre los 13 y 19 años, con una escasa utilización de los métodos anticonceptivos que provoca embarazos no deseados. Las mujeres que sufren un embarazo adolescente recurren con mayor frecuencia a los anticonceptivos de emergencia y al aborto inducido (legal o ilegal), son víctimas con mayor frecuencia de la violencia sexual y socialmente se encuentran más indefensas por su falta de autonomía social y económica.

EDUCACION

El fracaso escolar y el abandono escolar constituyen uno de los grandes problemas que afectan a los jóvenes. Las principales razones de deserción están vinculadas con las carencias de los sistemas educativos nacionales; con factores socioeconómicos (necesidades familiares que alejan a los jóvenes de la escuela), de género (los jóvenes abandonan más la escuela en los países pobres) y culturales. Otros factores pueden ser la falta de expectativas claras que puede ofrecer la formación, la aparición de un embarazo no deseado.

VIOLENCIA SEXUAL

Otro de los problemas a los que se enfrentan es a la violencia durante el noviazgo entre los mismos jóvenes. La violencia de género (consecuencia de una educación familiar y formación inadecuada, normalmente machista que produce violencia contra la mujer y violencia sexual) son agresiones por parte de la pareja que dañan psicológica, física y sexualmente al otro; son acciones encaminadas a someter a la pareja. La violencia en la relación de pareja puede ser provocada tanto por el hombre o por la mujer.

ABUSO SEXUAL A MENORES

Hasta el 20 por ciento de los embarazos en adolescentes son un resultado directo de la violación, mientras que un 60 por ciento de las madres adolescentes tenían experiencias sexuales no deseadas anteriores a su embarazo. Antes de los 15 años, la mayoría de las experiencias de la primera relación sexual en mujeres no son voluntarias (son forzadas), el Instituto Guttmacher encontró que el 60 por ciento de las muchachas que tuvieron relaciones sexuales antes de los 15 años fueron obligadas por hombres que en promedio fueron seis años mayores que ellas. Uno de cada cinco padres de hijos de madres adolescentes admite que ha forzado a las chicas adolescentes a tener relaciones sexuales con ellos.

ACOSO ESCOLAR

La criminalidad en los jóvenes es un problema que aumenta cuando existe deserción escolar y fracaso escolar. Pero incluso en el ámbito escolar —educación primaria y educación secundaria— también se producen situación de violencia y delincuencia.

Una gran cantidad de alumnos ha experimentado violencia escolar y acoso escolar (bullying) al menos un tipo de violencia ya sea verbal, física, psicológica e incluso sexual, derivada de la que perciben en la familia, pues es ahí donde está legitimada y se aprende, además de en los medios de comunicación. También, desde la aparición y uso masivo de Internet —correo electrónico, redes sociales, blogs, mensajería instantánea, mensajes de texto, teléfonos móviles— se recoge por las leyes penales el ciberacoso escolar.

EXPLOTACION INFANTIL

El trabajo forzado de los jóvenes es también una situación que afecta el desarrollo educativo, social y muchas veces físico de los adolescentes. Según la Organización Internacional del Trabajo la definición de trabajo es la siguiente: «el conjunto de actividades que implican, sea la participación de los niños (y niñas) en la producción y comercialización de los bienes no destinados al autoconsumo, sea la presentación de servicios por los niños a personas naturales o jurídicas». (Fuente: ONU, UNICEF, OMS)

La misión del DIF Irapuato es proporcionar asistencia social y protección jurídica con calidez a las personas y familias en situación de vulnerabilidad con el propósito de contribuir a su desarrollo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba