El calvario de Evaristo Uroestelli: Migrante

"Muchos se meten en drogas y andan en el mal, yo no tengo para comer mucho menos para drogarme", comentó Evaristo entre una sonrisa y ojos al borde del llanto

Por: Salvador Martínez Morales.

Irapuato, Guanajuato.- «Una oportunidad, es lo que necesito yo», así se presentó Evaristo Polidoro Muttul Uroestelli, un migrante originario de Belice, quien sueña con lograr pasar la frontera sin ser retenido y deportado por las autoridades estadounidenses, como lo fue en su último intento.

Después de 6 meses de ser retenido por las autoridades migratorias estadounidenses, Evaristo busca otra oportunidad de a travesar el muro que lo aleja de su sueño, a pesar de que en su último intento estuvo recluido en lo que llamó como jaulas.

«Nos dejaron 6 meses encerrados, peor que a un animal, porque eran jaulas donde tú no veías el sol para nada, no había más que un foco blanco y frio y frio» comentó Evaristo Polidoro Muttul Uroestelli.

Mientras Evaristo se acercó nuevamente a su objetivo hizo todo para sobrevivir y conseguir un poco de alimento, motivo por el cual se vio forzado a vender el par de muletas que lo ayudaban a caminar después de un accidente ocurrido en el estado de Veracruz, donde una motocicleta lesionó la tibia y el peroné de su pierna derecha.

«Mucha gente no sabe lo que sufre un migrante, piensan que es fácil, pero no, la verdad no, es una odisea muy fuerte que muy pocos superamos porque muchos se meten en drogas y andan en el mal, yo no tengo para comer mucho menos para drogarme», comentó Evaristo entre una sonrisa y ojos al borde del llanto.

A pesar de haber soportado varias turbulencias a lo largo de su travesía, Evaristo mantiene la esperanza de que un mañana mejor llegara, sin embargo, el migrante calificó de insuficiente el apoyo otorgado por instituciones como La Casa del Migrante.

«Necesito muchas cosas, pero primero salud, pero ahorita no hay ayuda para nosotros en La Casa del Migrante es una ayuda ni a medias porque solo son dos días de asilo lo que te dan y no hay ropa, no hay nada» opinó el migrante.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba