“Dios nos mueve a servir y apoyar a los inmigrantes”, Zaccha

Un boliviano llegó a tierras freseras para servir y apoyar a los inmigrantes centroamericanos

Irapuato, Guanajuato.- Zaccha Vásquez de 30 años de edad, originario de Bolivia, llegó a tierras freseras a finales de agosto del presente año por un solo motivo: Servir.

El boliviano es misionero y forma parte de la asociación civil, “Tu bien a mi costo Internacional”, la cual apoya a diferentes sectores uno de ellos es “Amigos del Tren”, cuyo propósito es apoyar a migrantes centroamericanos en su recorrido por México en “la bestia”, hacia las fronteras de Estados Unidos.

“El fundador de la A.C es Marcelo González, él es de Bolivia y desde hace 7 años se vino a Irapuato y una mañana al levantarse, abrió la ventana y vio las vías del tren con mucho migrantes sin ropa bajo la lluvia y en ese momento decidió sacar toda su ropa, buscarlos y abrigarlos, ahí nació todo esto, para poder apoyar a ‘Amigos del Tren’ y es por eso que me he venido para acá”, explicó.
Zaccha relató que el llegar a Irapuato desde Bolivia, fue un giro inesperado, pero al llegar se sintió muy bien recibido, ya que le tocó conocer a gente muy acogedora y el boliviano se sintió como en casa.

“Yo soy cristiano, todos somos cristianos y es Dios quien nos mueve a servir y apoyar, Dios provee para todo esto, mediante donaciones, hay veces que la gente nos regala el pan dulce, otros el bolillo o lo que ocupemos para poderles compartir a los migrantes”, dijo.

Este grupo de jóvenes asiste a las instalaciones del puente Siglo XXI, mejor conocido como el puente de “la coca”, de lunes a viernes de 6:30 a 9 de la noche a compartir el alimento y la palabra de Dios.

Para Zaccha es una sensación indescriptible, poder compartir el alimento con alguien que no ha comido desde hace mucho tiempo, escucharle y dar un poco de abrigo, compartir la palabra de Dios es algo muy gratificante.

“Yo siento, lo que siente el inmigrante, pues el apartarte de tu familia es lo más difícil, dejar a los padres, hermanos y sobrinos cuesta mucho y siento empatía con ellos, pero en mi caso la gratificación que Dios te da es la mejor recompensa, aquí con los amigos del tren, he aprendido a valorar el bien del migrante, de la persona necesitada”, explicó.

Zaccha seguirá en apoyo y servicio de los inmigrantes con una sonrisa y corazón dispuesto para servir.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button