Despidos por embarazo son un problema recurrente de discriminación laboral

embarazo laboral

De acuerdo a un informe de COPRED, la discriminación en el espacio laboral hacia las mujeres se refleja en numerosos despidos por embarazo

En México, la discriminación de género se hace sentir en numerosas esferas de la realidad, y el espacio laboral no es la excepción. De acuerdo a un informe realizado por el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED), el despido por embarazo fue uno de los principales problemas de discriminación el pasado año.

A lo largo de 2015, COPRED registró un total de 1777 atenciones a personas que acudieron pidiendo asesoramientosobre acciones de discriminación asociadas al despido por embarazo. Estas consultas representaron casi el 50% de todas las registradas sobre discriminación en la organización en cuestión, hecho que alarmó tanto a las autoridades como los funcionarios del lugar.

Son muchas las mujeres trabajadoras en México que sufren de manera sistemática la discriminación a través de la falta de acceso a cargos de confianza, puestos de liderazgo y salarios igualitarios. A estos hechos se le suma el alto registro de despidos por embarazo, lo que representa un peligro eminente para todas las mujeres en edad reproductiva. Trabajar estando embarazada coloca a las mujeres ante situaciones de vulnerabilidad y en ocasiones se ven ante la difícil situación de perder su trabajo por su condición de maternidad.

A través de este informe, se ha detectado en el ámbito laboral importantes conductas discriminativas por parte de diferentes empresas y compañías mexicanas hacia las mujeres embarazadas, alcanzando niveles de violencia y segregación injustificables y carentes de sentido.

El trabajo no solo representa una fuente de ingreso, es también un derecho humano y un medio para alcanzar el desarrollo individual y la realización personal. En el mundo y en México existen numerosas leyes para proteger el ejercicio de la maternidad en lo laboral; sin embargo, en la práctica esto es bien diferente: existe evidencia clara de que hay un problema de discriminaciónen el trabajo hacia las mujeres embarazadas.

Para cambiar esta problemática, resulta necesario que el sector empresarial de México se comprometa a fomentar y llevar a la práctica una cultura igualitaria, donde tanto hombres como mujeres sean tratados de la misma manera y tengan los mismos beneficios. Se deben crear oportunidades de trabajo pensando en la comunidad en su conjunto, para garantizar el desarrollo económico y social de todos los individuos por igual.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button