“Ángeles” de Irapuato, ayudan a migrantes que viajan en “La Bestia”

Vecinos de la colonia Morelos, se compadecen ante el dolor ajeno y dan de comer, regalan cobijas y ofrecen posada a migrantes que viajan a bordo del tren

La señora Rosa Isela, ya tiene 9 años rentando un local, donde tiene una tiendita de abarrotes en la colonia Morelos y se ha encargado durante todo ese tiempo a apoyar a los inmigrantes. Foto Rubí Cetina

Irapuato, Guanajuato.  La señora Rosa Isela, ya tiene 9 años rentando un local, donde tiene una tiendita de abarrotes en la colonia Morelos y se ha encargado durante todo ese tiempo a apoyar a los inmigrantes que llegan por ese rumbo, pues la empatía, respeto y amor hacia sus semejantes siempre ha sido su lema de vida.

“Aquí vemos bajar a todos los migrantes, personas que vienen sin comer, descalzos, algunos que los guardias del tren los avientan desde arriba y llegan con sus manos quebradas o pies fracturados o definitivamente sin la extremidad”, mencionó

Rosa Isela, ve llegar a gente de Nicaragua, Honduras, El Salvador, Bolivia, Guatemala, Costa Rica e inclusive de Puebla, Veracruz, Oaxaca y más.

“Se vienen a buscar un trabajito mejor de lo que tienen, en busca de un sueño, pero a veces les resulta peor”, explicó

Los “Morelos”, bautizados de esa manera, por la colonia donde viven, son un grupo de personas solidarias que ponen un granito de arena para ayudar a los inmigrantes que llegan hasta esa zona, ofreciéndoles, comida, posada y orientación para que continúen con su camino.

“Aquí donde están las lapidas, los dejan quedar a dormir, les dan cobijas, nosotros les damos comida, mis demás vecinos los dejan bañarse que laven su ropa, los llevamos a que recojan dinero que les mandan sus familiares y así puedan continuar su camino”, dijo

Rosa Isela, mencionó que también ha llegado gente que paga mal, que ella con todo el corazón les ayuda y al final se desaparecen; “Me ha tocado que me vienen a pedir mercancía de la tienda, mencionándome que me pagan después, se llevan 300 o 400 pesos de abarrotes y jamás los vuelvo a ver”, mencionó Rosa.

Dentro de ese parámetro, Rosa, también se ha dado cuenta que hay inmigrantes que se traen muchachitas de otros lados, menores de edad, que no se ven a gusto, ya que pareciera que llegan en contra de su voluntad.

La irapuatense, seguirá ayudando a los inmigrantes, apoyándolos con un taquito o alguna cobija, pues a pesar de que algunos paguen mal, siempre volverá a confiar y apoyar a quien más la necesita.

En Irapuato el paso de migrantes se vuelve obligado en algunos puntos.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verifique también
Cerrar
Botón volver arriba