¡A toda madre!

a-toda-madre

Irapuato, Guanajuato.- El Hogar para Niñas Casa de Jesús, A. C. ubicada en Calzada Insurgentes es donde muchas niñas han encontrado la figura de una “mamá” a través de las madres quienes las cuidan, les dan casa, vestido y sustento.

La madre Ma. Guadalupe Díaz González  desde los 18 años ha puesto en práctica su vocación y desde entonces como parte de su labor ha sido cuidar a las niñas que por razones de violencia familiar u otras han llegado hasta este lugar.

Actualmente a sus 80 años, Ma. Guadalupe dedica su tiempo a 28 niñas que se encuentran Hogar para Niñas Casa de Jesús, les cocina, si se enferman las lleva al doctor, platica con las menores y tiene que suplir la función de una mamá.

Junto a otras 5 madres, Ma. Guadalupe aceptó que es mucho responsabilidad el cuidado de niñas de 6 a 12 años que son las que se encuentran en la casa, sin embargo su experiencia todo este tiempo ha sido “muy hermosa, parece que ayer llegué”.

Como una anécdota de su labor platicó que “muchas niñas son muy agradecidas, salen, se van, algunas se casan y luego regresan, traen a sus hijos y dicen que vienen a ver a sus abuelitas, nos llaman abuelas”.

“Las chiquitas es de mucha responsabilidad porque lo que se siembra de chica, lo que se aprende de chicas es para toda su vida”, el tema de los valores y lo moral es lo más importante en Hogar Niñas Casa de Jesús.

Ahí, las niñas toman clases de danza, tae kwon do, zumba, canto, flautas, la catequesis, “Para que se enseñen y el día de mañana sepan abrirse un camino digno, un camino que sepan formar ellas mismas una familia, que ya no anden sufriendo, batallado, como han sufrido porque aquí hay niñas muy sufridas que han pasado muchas cosas, y aquí tienen psicólogas para que vayan borrando muchas heridas que ellas traen”, dijo.

Las niñas van a la primaria María Trinidad por la tarde, realizan sus tareas de 10 a 12 y media de la mañana y a la 1  de la tarde comen para que se preparen para ir a la escuela.

Por la mañana comen frijoles y un guiso, además de leche y pan, a medio día se les ofrece  carne, sopa y verdura y por la noche leche y pan.

Además y lo más importante es escuchar a las pequeñas, enfatizó la madre Ma. Guadalupe “Siempre se está platicando con ellas, dialogando y las psicólogas ayudan mucho”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close