Los bares si, los alfeñiques si, nosotros los floristas ¿no?

La señora Anita, con lágrimas en los ojos y desesperación, contó lo difícil que ha sido para ella salir adelante.

Irapuato, Guanajuato.- Ante la pandemia por COVID-19 que se vive actualmente, la señora Anita y familia que durante muchos años han vivido de la creación de lápidas y la venta de flores, está contingencia, llegó a cambiar su panorama y a poner las cosas más difíciles para ellos.

“Desde el 22 de marzo nos cerraron la puerta del panteón municipal y ha sido muy difícil para nosotros el mantenernos, si de esto vivimos”, explicó.

Anita, contó que la flor está muy cara y que lamentablemente, con el poco flujo y las puertas cerradas del panteón municipal, no podrá vender y tendrá que terminar tirando la flor.

“Yo les pido a las autoridades que nos ayuden a salir pronto de esto, con mis años ya no puedo conseguir trabajo en otro lugar, yo solo pido que nos dejen trabajar” concluyó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba