“Me dejaron sin comer hasta que accedí a prostituirme”: víctima de Las Poquianchis

Las hermanas González Valenzuela mejor conocidas como “Las Poquianchis”, fueron detenidas en San Francisco del Rincón hace más de 55 años

San Francisco del Rincón, Guanajuato

“Me dejaron sin comer hasta que accedí a prostituirme”, así lo contó Laura de 80 años, una víctima de Las Poquianchis. Las hermanas González Valenzuela mejor conocidas como “Las Poquianchis”, quienes fueron detenidas en San Francisco del Rincón, siguen marcando un episodio o episodios complicados de narrar.

Fue un 6 de enero de 1964 cuando terminó el infierno que vivió Laura de 80 años de edad, víctima de las hermanas González Valenzuela, después de que fue liberada.

TODO COMENZÓ CUANDO TENÍA 13 AÑOS

Laura, narró para El mañana, el infierno que inició cuando apenas tenía 13 años de edad en el año de 1952. Donde fue prostituida a la fuerza.

“Recuerdo que fue una mañana cuando 3 mujeres tocaron a la puerta de mi casa, vivíamos en Lagos de Moreno, Jalisco, éramos muy pobres, había muchas necesidades, y yo tenía muchos hermanos. Mi papá abrió la puerta, las mujeres se pasaron y pidieron a mis padres que me permitieran trabajar para ellas como empleada doméstica”

Sin embargo, no imaginaban el infierno al que realmente enviaban a su hija, que al igual que a otras jóvenes y niñas, le fue arrancada su infancia, ultrajada, torturada, martirizada y prostituida a la fuerza.

«Yo no sabía lo que me esperaba, hasta que entramos en una casa habilitada como cantina, ahí me encerraron en un cuarto donde fui violada muchas veces por enviados de ‘Las Poquianchis’, me golpearon cada día y me dejaron sin comer hasta que accedí a prostituirme».

Laura dijo, «Algo que no olvido es cuando me llevaron a San Francisco del Rincón, Guanajuato, ahí había otra jovencita, también de 13 años, ella fue encontrada por las hermanas tras tener una hija producto de la violación de un familiar, le prometieron un hogar y protección, pero lejos de eso la prostituyeron y a su bebé, la dejaban en un cajón en el baño».

Laura añadió que cuando las autoridades desmantelaron red y las hermanas González Valenzuela fueron encarceladas en 1964, todas las víctimas fueron liberadas, de ahí algunas volvieron con su familia y otras por vergüenza prefirieron independizarse y seguir en la prostitución, en su caso encontró a un buen hombre con quien se casó y tuvo dos hijos, del cual es viuda desde hace algunos años.

LAS PEORES ASESINAS SERIALES DE MÉXICO

Se cree que las hermanas González Valenzuela pudieron matar a más de 150 personas, convirtiéndolas en “Las asesinas seriales más prolíficas registradas en la historia de México”.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba