Que todos los días sean 10 de mayo

En México sin lugar a dudas, la fecha que más celebramos –después de la Navidad- es el Día de la Madre. Para los mexicanos no hay otra persona más sagrada que nuestra propia madre, y es que el sólo pensar que ese ser nos dio nuestra propia vida,  nos pone la piel chinita,  y nos hace reflexionar acerca del amor más grande que puede existir, el amor de madre.

El 10 de mayo es el día que los hijos enaltecemos a nuestra madre, ya sea en vida o en memoria por la mujer que nos dio el ser.

Y es que el amor de una madre hacia sus hijos es simplemente incomparable, un amor que no tiene fecha de caducidad, pues desde la concepción hasta el último suspiro existe una estrecha relación entra madre e hijo.

Hoy 10 de mayo es el momento “institucional” para demostrarle ese cariño a nuestra madre, para atenderla, para mimarla, para consentirla para demostrarle que la queremos; pero sobre todo, para agradecerle –en vida o en su memoria- por darnos esa luz de vida. Creo que todos los días deberían ser 10 de mayo… no olvidarnos que estamos infinitamente agradecidos por tan semejante MILAGRO.

Hoy es un buen inicio, para que todos los días, todos los días… nuestros pensamientos y nuestra gratitud estén dirigidos a nuestra bella señora.

Yo soy D´Vinci. Lo anterior escrito es una reflexión personal. Aquí estoy para recibir tus comentarios. Un abrazo.

Comentarios - Utiliza tu cuenta de Facebook

También te puede interesar

Andrea, la misteriosa estudiante de la biblioteca (cuento)

Lo que a continuación les narraré, es sólo