“Sin duda alguna volvería a ser enfermera”

enfermeras_2

Irapuato, Guanajuato.- “Sin duda alguna” Angélica Almaguer Muñoz volvería a ser enfermera, y la atención a los enfermos  ha sido su vocación de servicio. Hoy 13 de mayo se celebra el Día Internacional de la Enfermera.

Angélica  de 23 años, es pasante de la carrera de Enfermería de la Universidad de Guanajuato campus Irapuato, está por concluir su servicio social profesional en los próximos meses.

La enfermería no es lo que Angélica imaginaba antes de estudiar esta profesión, “mi idea era algo completamente diferente porque nunca me imaginé estar al tanto del cuidado de las personas, siempre fui una persona un poco fría en ese sentido y yo siempre visualicé a las enfermeras que eran algo así como paz y amor y muchos cuidados, la verdad no me veía en eso y ya cuando entré a la universidad y empecé a ver las actividades que se desarrollaenfermeras_1ban saqué ese instinto y me enamoré por completo de la carrera”, platicó.

La enfermera estuvo algún  tiempo trabajando en el Hospital MAC y ahorita se encuentra en su pasantía dentro de la escuela donde se le asignó el Laboratorio Clínico de Enfermería donde van y practican los estudiantes.

Le toca preparar el material para los alumnos que van a comunidad, apoyar a los maestros en sus clases, asesorías, “cuando alguno de los chicos no sabe desarrollar el procedimiento pueden ir y yo les digo como se realiza dicho procedimiento”.

Para Angélica “hay experiencias que te marcan y tan sólo el hecho de ver esas miradas que te marcan y cuando las personas te dicen gracias es algo inexplicable”.

Como una anécdota Angélica recuerda que “Sí hubo una ocasión, estaba en mis prácticas clínicas y estaba con un  pacientito, y ese día me acuerdo no era como mi mejor día de mi vida ya estaba como que me quiero me quiero ir, y ya después de escuchar al paciente hablar y de contarme cómo había estado toda su situación, todo el tiempo que llevaba enfermo, que sus hijos no iban a verlo y cositas así y todo como muy personal te das cuenta de que a veces tus problemas los haces un mar completamente y a veces son gotitas chiquitas a comparación de otras”.

“El saber que a lo mejor en ese momento yo estuve para escucharlo y tenderle mi mano fue algo muy importante, porque la personas sí estaba muy afectada psicológicamente. Sin duda alguna sí volvería a ser enfermera”, afirmó.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close