«Quiero creer que mi hija no está muerta»; abuela de Joselin pide oraciones para su nieta

Ana Lidia es madre de Yessica Yazmín, una joven de 24 años que perdió la vida tras un incendio en una vivienda en Los Príncipes; su nieta Joselin se encuentra siendo atendida en Galveston, Texas, sufrió quemaduras en más del 90 por ciento de su cuerpo

Irapuato, Guanajuato.- Entre los planes de Yessica estaban llevar a sus dos hijos a la playa en el verano y bautizar al menor de ellos el próximo mes. El pasado 6 de marzo, un incendio en su casa en la colonia Los Príncipes, terminó con su vida.

Ana Lidia Eufracio y J. Guadalupe Aguilar, padres de la joven Yessica Yazmín de 24 años, quien perdió la vida luego de varios días hospitalizada en Guadalajara, relataron cómo sucedieron parte de los hechos.

Fue el miércoles 6 de marzo alrededor de las 2:30 de la mañana cuando «Vinieron a avisarnos que la casa de mi hija se estaba incendiado, nosotros corrimos lo más pronto que pudimos, ya había gente ahí ayudándolos, lo único que yo alcancé a ver es cuando ya tenían a mi niña (Yessica) afuera en la banqueta, a Yessica, a Joselin (nieta) ya se la habían llevado unas vecinas en un taxi para que recibiera atención médica al hospital general».

Joselin Guadalupe de 7 años, Ian de un año y medio de edad y el esposo de Yessica, Gerardo se encontraban durmiendo cuando sobrevino el incendio.

A su hija Yessica se la llevó la Cruz Roja al Seguro Social al igual que a Gerardo su esposo, «Cuando yo me acerqué a ella, ella me pidió de favor que no desamparara a sus hijos porque yo pienso que ella ya se sentía muy mal, entonces ella me suplica delante de su esposo me suplica que me haga cargo de ellos yo, que no se los abandone, ella todavía estaba consciente pero ya empezaba a gritar porque sentía que se estaba quemando por dentro, sí estaba muy quemada, sus piernas y sus brazos como si tuviera la piel desprendida, estaba muy mal», palticó Ana Lidia.

Posteriormente, por la gravedad de sus heridas, Joselin de 7 años fue trasladada del Hospital General a la Clínica de Cuidados Críticos de Salamanca, donde fueron contactados con la Asociación Shinner, quien apoyó para que la menor fuera trasladada a Galveston, Texas para recibir atención médica.

Según la mecánica de los hechos relatados por vecinos de Jesica a su madre Ana Lidia, «Las personas que los rescataron dijeron que eran entre 2 y 2:30 cuando escucharon que se quebraron algunos vidrios, entonces ellos llegaron a auxiliarlos, cuando ellos llegan lo único que alcanzan a apreciar en la parte alta unos brazos con el niño afuera, que eran los brazos de mi hija que quería soltar al niño porque no quería que el bebé se quemara, entonces uno de los testigos se sube a la marquesina, agarra al niño y lo entrega a otro joven allá abajo».

«Entonces los otros compañeros con tubos alcanzan a tumbar la puerta porque la puerta era corrediza, primero sacaron a mi nieta que iba inconsciente, luego sacaron a mi hija». Al parecer Gerardo, el esposo de Jesica logró salir por su propio pie.

De acuerdo a la abuela de la menor, Joselín tuvo quemaduras en más del 90 por ciento de su cuerpo, sin embargo su recuperación está siendo favorable, incluso puede comunicarse con ella vía internet.

«La niña ya habla, ha mejorado mucho, yo pienso que cuando la niña ya esté en condiciones nos va a poder decir realmente lo que pasó. Está consciente, dice yo sé que me quemé, yo sé que mi mamá se quemó, ella aún no sabe que su mamá falleció, no se lo hemos dicho, viene la parte dura, temo que su avance como ha ido día a día satisfactoriamente, se venga abajo, diario me hace videollamadas, me dice que le dé besos a su mamá, que la extraña, que le diga que le eche ganas como ella para que también se salve», apuntó la madre de Yessica.

«En el peritaje lo cerraron muy rápido no sé porqué, dijeron que había sido una acumulación de gas y un corto circuito, el día que se hizo el peritaje estaba toda la familia de él (Gerardo) ahí adentro en la casa, que no sé si eso está permitido».

A tres semanas del accidente que cobró la vida de su hija, Ana Lidia tiene muchas preguntas sin respuesta, «Yo quiero que investiguen bien cuál fue la causa», dijo.

Jesica era empleada de una cadena de farmacias, hacia un año que se había ido a vivir con su familia a la casa donde actualmente vivía y la del accidente luego de varios años viviendo con sus padres.

De acuerdo a Ana Lidia, pese a su situación internada en un hospital, su nieta Joselin ya quiere regresar a su escuela y extraña a su mamá.

«Tenían muchos planes, mi hija quería llevar mi nieta al mar, y ella tenía planeado llevar a sus niños a la playa en verano, planes que se truncaron con todo esto», contó la abuela de la menor.

Otro de los planes de Yessica era bautizar a su hijo Ian de un año y medio el próximo mes y deseaba que sus padres Ana Lidia y J. Guadalupe fueron sus padrinos.

Con la voz entrecortada y un altar con la foto de Yessica y flores, Ana Lidia no cree lo que pasó, «Yo quiero creer que mi hija no está muerta, bueno, para mí no está muerta mi hija porque siempre va a estar aquí…».

Ella lo único que pide por ahora es oraciones para que su nieta Joselin se recupere de sus quemaduras en casi todo el cuerpo y salga adelante.

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar