Quesadillas y gorditas, el negocio que hace feliz a doña Salud

Irapuato, Guanajuato.- Doña Salud como la conocen sus clientes cumplirá 42 años vendiendo quesadillas y gorditas en un pequeño rincón sobre la calle Ramón Corona en el Centro Histórico de Irapuato a unos metros del lugar conocido como las “Cuatro Esquinas”. Aunque su trabajo comenzó por necesidad, ahora lo es por gusto.

Con el paso del tiempo, doña Salud se ha hecho de sus clientes, personas que han llegado a su negocio y regresan porque les gusta su comida, con algunas ha logrado establecer una amistad de años.

Actualmente doña Salud tiene 66 años pero recordó que fue a los 24 años cuando ella llegó a vender gorditas y quesadillas en este curioso lugar, ya que necesitaba trabajar para ganar dinero.

“Yo tenía como 24 años, se enfermó mi esposo y yo me puse a trabajar gorditas y quesadillas; se me ocurrió, tenía necesidad de ganarme un pesito y me puse a vender, bendito Dios que me ha ido bien”, platicó.

Originaria de Apaseo El Alto, doña Salud, siguió a su esposo Salvador por trabajo y llegaron a esta ciudad desde el 68´, donde su trabajo le ha “sonreído”.

Doña Salud se levanta desde muy temprano, a las 5 de la mañana para preparar todo y estar a las 9 de la mañana ya instalada para vender su comida, aunque no tiene hora de salida ya que se retira hasta que termina su vendimia.

Y así todos los días, de lunes a domingo, sólo descansa dos días al año, que son el 25 de diciembre y 1 de enero, los cuales aprovecha para ir a visitar a su familia a su tierra.

Es mamá de cuatro hijos, todos casados, y para ellos el negocio de su mamá representa ya “una costumbre”, dijo doña Salud.

Doña Salud es una mujer trabajadora que le gusta mucho su trabajo y todos los días “Me vengo muy contenta”, expresó ya que apuntó que cuando “Ya es uno grande, si uno se sienta se tulle, ya no puede luego hacer nada, trabajar”.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close