Mercado Huanímaro: ¿Elefante blanco? o “capricho de los comerciantes”

Huanímaro, Guanajuato

La inversión superó los 26 millones de pesos, para llegar a su construcción hubo varias manifestaciones, cambios de espacio, gritos y hasta golpes, sin embargo a tres años de haberse inaugurado, el mercado Huanímaro, pareciera que es un “elefante blanco”, pues sólo una tercer parte se encuentra ocupada, del resto, los locales están en el abandono.

Hace poco más de 13 años, que comenzaron las quejas de comerciantes que se ubican en el primer cuadro de la ciudad para tener un espacio “digno” para poder vender sus mercancías, ya no solo en la calle, sino en un mercado que les diera identidad.

En aquellos años, los reclamos, insultos y otros calificativos, fueron especialmente contra las autoridades municipales en turno, ocasionando que los comerciantes que se agremiaron a través de una asociación, pudieran lograr adquirir un espacio.

De ese lugar, al parecer fue donado al municipio para que a su vez, pudieran atraer recursos y lograr su construcción en una inauguración efectuada el 31 de enero del año 2013 con una inversión de 26 millones 280 mil pesos, distribuidos en 122 locales comerciales que se diversificaron en más de 3 mil metros cuadrados, en la administración de Carlos Aguirre.

De ese tiempo a la fecha, solo un par de meses algunos comerciantes se instalaron, del resto jamás lo hicieron y de los que ya estaban, gran parte de ellos decidió regresar a las calles de la zona centro de Huanímaro.

Actualmente, hay algunas oficinas municipales, dos o tres negocios de comida, uno de electrónica, una papelería, una bonetería y una gran cantidad de locales con las puertas cerradas, sin uso y sin movimiento alguno, aún y cuando había sido el reclamo de los mismos comerciantes que supuestamente querían un mercado.

Los pocos que quedan “siguen vivos”

Para Rubén Ceja Medrano, comerciante de una tienda de abarrote, dijo que presuntamente a sus compañeros ya ni les importa abrir o al menos ver como se encuentra su local, detallando que “es responsabilidad de todos nosotros, los hemos llamado a juntas; ya habíamos dicho que se iba hacer, si es necesario sacar gente hay que expulsarla”.

Al igual para Leticia Hernández Hernández, comerciante de venta de estambre y botones, mencionó que hay días que no vende un solo peso, detallando que parte de la culpa ha sido de los comerciantes que dicen estar alejados de la mancha urbana, que no hay transporte, pero que tampoco hacen nada por conseguir clientela.

Finalmente para la encargada de un negocio de papelería, dijo que al menos ella ha logrado subsistir gracias a las copias que le piden de parte de los servicios de las oficinas municipales, pero detalló que es lamentable que a pocos les interese la situación de un mercado que en su momento aparentemente era una necesidad.

 

 

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close