Irapuato se viste de rojo: “Muchos” muertos

NIR310201-1

Irapuato, Guanajuato.- El 2014 dejó  empresarios, políticos y pandilleros muertos, mujeres y hombres asesinados con tortura y otros a quemarropa, en distintos hechos alrededor de la ciudad. Notus te deja el recuento de las muertes de alto impacto que movilizaron a la población irapuatense en este año.

El pasado 6 de febrero una pareja de jóvenes fue presuntamente ejecutada, se trató de Ana Lidia Rodríguez  y Luis Roberto Torres de 22 y 21 años respectivamente, fueron hallados con el tiro de gracia, torturados y abandonados al interior de un automóvil en la zona sur de la ciudad.

Tras la muerte de la pareja su hija de 3 años actualmente, Kimberli Alizeé Torres Rodríguez desapareció y aún se desconoce su paradero.

Unos meses después, otra mujer fue encontrada muerta dentro de una finca en construcción en la colonia Barrio Nuevo. Al parecer fue asesinada por su pareja sentimental desde el pasado 15 de junio.

El hallazgo se dio la tarde del 16 de julio en un domicilio de la avenida Torres Landa, luego de que un albañil hacía trabajos de construcción descubriera el cadáver, siendo el de una joven que falleció a consecuencia de traumatismo craneoencefálico.

Días después el 7 agosto Roberto Tonatiu Hernández Rangel, asesor del grupo parlamentario del PRI en el Congreso Local y líder de los jóvenes priistas en Guanajuato fue asesinado y su cuerpo localizado sobre la carretera Silao – Irapuato, a la altura del puente Los Nicosales.

Al momento de su hallazgo, Roberto Tonatiu de 30 años, sólo portaba un pantalón de mezclilla y presentaba signos de tortura, así como un impacto de bala en la espalda.

En menos de una semana, se dio el hallazgo de quien fue identificado como Carlos Alberto Padilla Aza de 24 años de edad, que fue descuartizado y puesto en varias bolsas negras, abandonado en la colonia Rafael Galván; los hechos se dieron el 10 de agosto, asimismo junto a las bolsas se encontró presuntamente un cartel firmado por un grupo del crimen organizado en contra de otro.

El  13 de agosto, otro hecho que causó impacto en Irapuato, pues un hombre fue ejecutado aparentemente al interior de un restaurante bar al oriente de Irapuato, aunque después se descartó esta versión y se dijo que fue en el exterior del bar denominado “Chatos Grill”.

La víctima se encontraba comiendo un hotdog en un puesto ubicado sobre el bulevar Solidaridad, a la altura de la colonia Plan Guanajuato, cuando un grupo armado le disparó a quemarropa.

El último día del mes de agosto, en un suceso “similar”, un comando armado atacó las instalaciones del antro bar “La Leyenda” donde ejecutó a un hombre que se encontraba al interior y tres personas resultaron heridas. Los hombres armados entraron hasta el área del escenario y fueron directo contra un hombre al cual dispararon a quemarropa.

En otro hecho, un policía murió el 17 de octubre, identificado como Gerardo Ramírez Estrada de 32 años quien fue baleado al interior de su patrulla en el fraccionamiento Urbi Villas del Rey, en el momento se encontraba vigilando la zona debido al alto índice de delincuencia en el lugar.

El elemento de seguridad estaba a bordo de la patrulla cuando los hombres armados llegaron y lo acribillaron a quemarropa, quien al final fue ultimado de varios impactos en su humanidad.

Hacia la recta del año, una serie de asesinatos fue la gota que derramó el vaso en Irapuato, lo que provocó movilizaciones y manifestaciones de los ciudadanos para exigir seguridad al gobierno.

El 25 octubre el reconocido empresario irapuatense Leobardo Magaña Ahedo fue ejecutado a balazos, de acuerdo a la PGJE se trató de un  asalto cuando entraba a una oficina administrativa del hospital privado Los Ángeles, ubicado en la Zona Dorada de la ciudad.

Al parecer fueron dos hombres que se dieron a la fuga en un vehículo estacionado en la calle Roble, después de haber disparado contra quien fuera regidor del PRD en la administración de Mario Turrent Antón.

El 8 de diciembre, La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) obtuvieron la captura de quien fue señalado como el autor del crimen del arquitecto.

Después del homicidio anterior, en menos de 15 días el 8 de noviembre, otro empresario de origen jalisciense, propietario de la constructora “Dicsa”, Carlos Daniel García fue ultimado a balazos en Irapuato, tras ser secuestrado por un grupo armado que irrumpió en su hacienda ubicada sobre bulevar Arandas a la altura del distribuidor vial que conduce al Libramiento Poniente Irapuato- Abasolo.

El hallazgo de su cadáver se hizo unas horas después de su plagio, en los campos de cultivo ubicados entre los poblados Tejamanil y Vista Hermosa en los límites de Romita.

Otros de los sucesos que han causado controversia en Irapuato es el pandillerismo, después de una serie de riñas entre jóvenes delincuentes en diferentes colonias, el 8 diciembre en Purísima del Jardín cobró la vida de uno en Purísima del Jardín.

En el lugar se suscitó una pelea entre pandillas rivales durante la celebración de la virgen de la Concepción a donde acudieron elementos de Seguridad Pública para intervenir, según la Subprocuraduría de Justicia región B con sede en Irapuato,  lo que originó un enfrentamiento a balazos entre los jóvenes y los elementos de la policía.

La familia del occiso Fernando Concepción García Delgado de 20 años,  aseguró que el joven fue asesinado a balazos por policías de tres impactos, sin  embargo el subprocurador Joel Romo Lozano aseguró que sólo fue un balazo el que Fernando recibió en su cuerpo, la investigación está en proceso.

A la mitad del mes, el 16 diciembre otro empresario fue víctima de la delincuencia, Alfonso Vallejo Esquivel, dueño de la clínica privada Santa Teresa y de las Farmacias San Francisco de Asís, fue asesinado luego de que al parecer inició una persecución tras dos ladrones que robaron una farmacia de su propiedad y se dieron a la fuga en un auto pero en el trayecto recibió un disparo en su costado izquierdo que lo mató y provocó que impactara la camioneta en la que viajaba contra una casa en la calle Manuel Acuña del Barrio San Cayetano.

Tres días después una nueva riña entre pandilleros de las colonias Playa Azul y Benito Juárez se suscitó en ésta última.  En el enfrentamiento a balazos, perdió la vida Luis francisco Rodríguez Valdés, de  25 años de edad.

Así es como cerró Irapuato el 2014 en “números rojos”,  muertes que tuvieron mayor impacto social.

Acerca del autor

Comentarios de Facebook

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

PGJE llama a declarar a Bárbara Botello por “corrupción”

Guanajuato, Gto.- La Procuraduría General de Justicia del