Guanajuato se conoce caminando… ¡Bienvenidos a la ciudad de la ranas!

Guanajuato, Guanajuato

Hola, mi nombre es Eduardo Caballero, algunos me conocen como “Maka Brown”. Tengo más de 25 años viviendo en Guanajuato, en los que he formado mi vida. Aquí nacieron mis dos hijos. Cuando era estudiante usaba el “rayte”, como muchos universitarios hoy en día, que no les alcanza para para pagar su transporte.

Como bien saben, Guanajuato es una ciudad turística y los que vivimos aquí dependemos directa o indirectamente de nuestros visitantes. Hoy, la capital del estado es “nota nacional” por las declaraciones clasistas y racistas del que gobierna la ciudad. A todos mis lectores, les invito a que visiten esta hermosa ciudad. Guanajuato se conoce caminando.

Cualquier día del año es bueno para recorrer las calles, plazuelas, y callejones de esta mágica ciudad. Las mejores imágenes las puedes tener para donde mires, ya sea desde la Panorámica, o desde la subterránea. Si traes tu comida la puedes disfrutar en cualquier lugar, aunque te recomiendo en Los Pastitos, la Presa de la Olla, la plazuela de San Roque, el Jardín El Cantador, en la plazuela San Fernando, en la Alhóndiga, o en la misma Panorámica, ahí mismo donde se encuentra el mirador del Pípila y donde podrás disfrutar de la maravillosa vista de la ciudad… de día o de noche.

O bien, si quieres probar algo rico te recomiendo las gorditas de la plaza El Baratillo, o las del Mercado Embajadoras. Hablando de mercados, en el interior del histórico Mercado Hidalgo hay para todos gustos, desde las tortas de carnitas, hasta desayunos y comida corrida. O si prefieres algunos taquitos no debes dejar de probar los del Paisa, aunque los carritos que están en la Alhóndiga y en la Exestación del Tren no se quedan atrás.

Ya que si no te quieres quedar con las ganas de algo picosísimo, las guacamayas de Química, Telmex y las de Marfil están de lujo. O bien, hay más de doce “durerías” en toda la ciudad donde podrás disfrutar de papas fritas, cachuates, cueritos, frituras, chicharrón y rica salsa para que te las prepares a tu gusto. En serio, es baratísimo.

Si ya no te alcanzó el dinero para el regreso a tu ciudad, no te preocupes, aún existe la gente de buena voluntad que sin pensarlo te echará un rayte lo más cercano a tu ciudad de destino, los puntos para pedir un aventón, es en el puente de Noria Alta (si vas para el rumbo de Irapuato), en la caseta de cuota (si vas para Léon) o bien en Yerbabuena si vas para Celaya. Si quieres pasar la noche y no tienes donde llegar, pero te gusta conocer gente, estás en el lugar adecuado. En el centro histórico cientos de capitalinos disfrutan de la noche en donde puedes conocer gente interesante, ya sean personas de aquí mismo, o universitarios que rentan un cuarto o casa. Seguramente también te servirán de guía de turistas y conocerás a Guanajuato como nunca lo habías imaginado.

Para conocer Guanajuato, no se necesita dinero, basta con abrir los ojos y mirar a tu alrededor, con inhalar la magia que hay en cada callejón y sobre todo… que sientas la buena vibra que hay en este bello Guanajuato, la ciudad de las ranas.

Maka Brown.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close