“El Infierno” de Guanajuato

Guanajuato.- Como en su momento dibujó una realidad nacional para México, hoy Guanajuato dibuja con mucha fidelidad el guión de la famosa producción cinematográfica mexicana “El Infierno” (2010), ante una cruda realidad que ha teñido de sangre las calles y las noticias, llevando al estado, ante la cada vez más indiferente sociedad, a los nada honrosos toping de la violencia.

Al más puro estilo mexicano que siempre se ríe de sus tragedias y baila con la muerte, la producción de  “El Infierno” que fue escrita, producida y dirigida por el mexicano Luis Estrada, revela la problemática del narcotráfico y crimen organizado que con fuerza y determinación sobrepasa al gobierno.

Hoy Guanajuato, con más de mil muertos en lo que va del año y una semana record con 62 homicidios (la última de mayo pasado) pone en evidencia las nulas acciones del gobierno y a un Miguel Márquez Márquez, que ha insistido en discursos sobre la paz y el bienestar en el estado, un Guanajuato que por décadas, estuvo fuera de las listas de estados con problemas de seguridad y hoy deja atrás de acuerdo con cifras de Seguridad, a estados como Michoacán y Tamaulipas.

De acuerdo al Sistema Nacional de Seguridad Publica en los primeros cuatro meses de 2018, se registraron 768 asesinatos en la entidad, lo que representa más del doble en el mismo periodo del año anterior y solo en el mes de mayo se cuentan 308 homicidios más, considerándose ese mes, como el más violento en 11 años para Guanajuato.

El Infierno, fue la película con mayores nominaciones y galardones en la entrega de los Premios Ariel 2011 y nos muestra como el narco corrompe todo lo que toca y por ese hecho debería ser totalmente deprimente, pero otra vez la picardía mexicana nos permite ver las entrañas del mundo de la delincuencia organizada que penetra en todos los sectores económicos, sociales y religiosos.

Desde ésta perspectiva, se puede hablar de las ligas del narco con la clase política del país y las corporaciones policiacas, que si bien han sido de los puntos de ataque de la delincuencia en Guanajuato, nos invita a analizar que la incidencia de hechos delictivos y muertes no va en proporción con los operativos y detenciones, tal como El infierno, donde las pocas detenciones van acompañadas de pacas de dinero y simulación.

En el estado, gobiernos municipales como la alcaldía de Irapuato declaró incluso la incapacidad para afrontar la situación y eso nos remonta a la apatía e indiferencia que nos enseñaron los actores del infierno.

Dentro del clima electoral que se vive, abona aun más el asesinato de un candidato en el estado, la asignación de escoltas a otros siete candidatos y un asesinato frente a actos de proselitismo de una candidata, lo que nos vuelve a recordar la impunidad que el filme nos revela, donde nadie tiene ningún asomo de ética y más allá del problema del narco es el problema de la pobreza y en general del sistema económico donde el es el dinero.

La película “El Infierno” contiene diálogos y personajes que si se analizan a detalle nos muestran con clichés, estereotipos del mexicano y del narcotráfico, los establecimientos comerciales cómplices o víctimas de la delincuencia, una ciudadanía que va perdiendo la capacidad de asombro y unas cada vez más anuladas autoridades.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close