Destruyen cerros para plantar agave y hacer ladrillos, en Cuerámaro

Nopales, huizaches y otras especies son “arrancadas” para el agave o bien destruir zonas para ladrillos

Cuerámaro, Guanajuato.- Cientos de hectáreas han sido devastadas en Cuerámaro para plantar agave, hacer ladrillos y a su vez destruir el ecosistema natural de la zona. En comunidades como Puerta de la Reserva, La Palma, Tres Villas, El Saucillo, La Batalla, miles de plantas de agave se observan de árboles, nopales, huizaches y otras especies no queda nada.

A pesar de que supuestamente existe un grave problema por el llamado cambio climático originado por contaminación, deforestación, uso inapropiado de recursos naturales, entre otros factores, en Cuerámaro han sido borradas zonas completas.

Ni las autoridades municipales, estatales o federales, han realizado una sola acción para evitar “una masacre” mayor a la originada hasta el momento, porque al paso de los meses, las zonas que han sido devastadas ya tienen agave o crece maleza que aparenta el problema como si no hubiera pasado nada.

Todo tipo de árboles, arbustos, pastizales naturales, han sido destruidos, la mayor parte ha sido al uso de suelo agrícola con la siembra de agave usado para la elaboración de tequila; aquí es evidente el daño a la naturaleza.

En comunidades como Puerta de la Reserva, La Palma, Tres Villas, El Saucillo, La Batalla solo por mencionar algunas es la zona que esencialmente se ha visto afectada con la siembra de agave y que se puede notar tal deterioro, inclusive haciendo una comparación del entorno actual con el que hay en google maps.

Cerros devastados para ladrillo

Aún y cuando hace cinco años aproximadamente fue evidenciado por Notus la destrucción de decenas de hectáreas en Tupataro para sacar tierra y llevarla a Abasolo para elaborar ladrillos, a la fecha la práctica sigue y se realiza en modo “hormiga”, es decir, en varios puntos de forma escalonada.

Entre los poblados de Tupataro, San Gregorio, La Galera, 18 de Marzo, el problema ha sido grave que de la misma forma en la que se hace para plantar agave, después de sacar la tierra, se plantan semillas o bien se busca tapar con restos de plantas que asemejan que son parte del ecosistema.

Cuerámaro es uno de los municipios más ricos de Guanajuato en sus ecosistemas con ríos de agua cristalina, cerros, vestigios arqueológicos, flora y fauna, aunque parece que aquí los intereses son otros, porque a la fecha no se tienen registradas acciones a favor del medio ambiente.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close