junio 18, 2018 Guanajuato22°C
Redacción28 octubre, 2016
blackberry.jpg

momento-de-clio

Es muy difícil entender o si quiera pensar la simple idea de que un músico, aunque sea un músico del tamaño de Bob Dylan, al que este simple historiador considera un Dios de la música, sea el ganador del premio nobel de literatura.

Pero si lo pensamos con tantita profundidad, no es tan descabellada la idea, e intentaré explicarlo.

Lejos de reconocer que sé que las letras de Bob Dylan son literatura pura y del más alto nivel, lejos de sentirme un poco triste por que un escritor del tamaño de Philliph Roth tuvo la mala suerte de competir contra Dios, lejos de asumir que la poesía escrita por Dylan es arte en su máxima expresión , pero no cualquier arte, un arte con la virtud de devolver a la gente la poesía, esa poesía que en épocas modernas está elevada a una elite arrogante. Y la devuelve con todo el poder de la música, ese poder que puede llevar lo más mundano a un nivel de belleza inigualable, esto en el sentido aristotélico de “poesía”, que es aquello que encontramos como bello.

¿Aún cuesta entender por qué se lo dan? Por que Dylan tiene la capacidad de dominar todos los estilos musicales populares estadounidenses y desde su dominio hace sus más grandes aportaciones. No por nada “Like a Rolling Stone” es considerada la mejor canción de la historia de la humanidad, no por nada “Blonde on Blonde” es considerado el mejor disco de la historia, no por nada en el 2001 “Love and Theft” revoluciono la música inventando un nuevo estilo de hacer canciones que simplemente no existía.

Para un artista que sabe del poder de la palabra, que sabe del poder de la música y que sabe combinarlas para llevar la letra de una canción a niveles de literatura, lo menos que le podemos dar es un premio nobel, por que además de hacer arte, aporta algo a la vida normal de una persona normal, llegando a conclusiones que por momentos, pueden dejarte frío.

Por ello y mil razones más “Orfeo” ha ganado el nobel de literatura y sus fans como buenas “Euridices” no nos queda más que admirarlo y aplaudirlo. Y si aún lo dudan solo escuchen “Knocking on heavens doors”, ahí está mi sustento.

Redacción28 septiembre, 2016
blackberry.jpg

momento-de-clio

Por | Rey David Bárcenas

Uno de los más grandes políticos de la historia de la humanidad, Wiston Churchill, dijo una vez que La política es casi tan emocionante como la guerra y no menos peligrosa. En la guerra podemos morir una vez; en política, muchas veces.

Bajo esta premisa se puede interpretar la acción de nuestro actual presidente Enrique Peña Nieto, que en su afán, creo yo, de mostrarse abierto al diálogo frente a los problemas sociales que aquejan a su administración, invitó al enemigo político número uno de los mexicanos, Donald Trump, y con ello murió, y murió políticamente hablando por que no supo aprovechar la oportunidad que tuvo y que se generó él mismo, para confrontar abiertamente a quién ha gestado una campaña política basado en el rechazo y odio hacia lo extranjero, lo malo, para nosotros como país es que quién ha hecho eso, es un posible presidente de EEUU.

Pero a su vez, también nos da la oportunidad de analizar una de las obras literarias más sobresalientes e importantes de la edad media, El Príncipe, de Maquiavelo, quien ha sido considerado el padre de la filosofía política moderna, al hablar en esta obra de un sistema político despiadado, amoral, sin escrúpulos y manipulador, al menos en voz del “maquiavelismo” actual, pero como bien dice Ramin Johanbegloo; Maquiavelo no era maquiavélico (el país, opinión, 31 dic, 2013).

La obra de El príncipe, fue escrita con el objetivo de que “los príncipes”, líderes o gobernantes supieran como conservar el poder, Maquiavelo no tuvo o tiempo o interés en detenerse en cuestiones morales, de una forma muy práctica, las desechaba, dotando de capacidad de acción al gobernante, pero sin tomar en cuenta el idealismo político:

Porque hay una gran diferencia entre la manera como se vive y como se debiera vivir, por lo que al dejar de hacer lo que se hace, a cambio de lo que se debe hacer, lo que se aprende es más bien la ruina de la preservación.

La política es un arte en donde la crueldad es aceptada si se cree necesaria según alcanzo a interpretar en Maquiavelo, pero no por ello nos está incitando a lugares negativos, desde un sentido profundo, y volviendo a retomar Johanbegloo, Maquiavelo nos está invitando a la acción, demostrando que la política no es para personas con baja inteligencia, si no para personas que estén dispuestas a actuar lejos de preceptos morales, religiosos o de otra índole.

El humanismo y la moralidad no forman parte del razonamiento político de Maquiavelo, para él la acción es lo que más importa, y por tanto es lo que debe regir la política sin importar las consecuencias, pero a su vez da políticas favorables para el presente, como nunca dejar la defensa de un pueblo en manos de mercenarios, ellos son desleales y aunque esta idea no dio muy buenos frutos en la conformación militar de Florencia, es la base de las milicias actuales.

Como historiografía El Príncipe, puede y debe entenderse como la ruptura de las formas políticas antiguas, basadas en la religión y con ella justificando cualquier acción por parte de los gobernantes, y la creación de los cimientos de una política más honesta, aunque con el paso del tiempo el maquiavelismo lo ha deformado en una política más cínica, producto de la ignorancia y mala interpretación de la base de el pensamiento de Maquiavelo, de ahí que su figura se vea deformada en un sentido dañino.

Por otro lado Lorenzo Meyer dice algo que me parece muy de Maquiavelo (no maquiavélico) En política a veces se pueden y deben tomar riesgos que implican exponer mucho pero que abren la posibilidad de ganar igual (Reforma, Agenda Ciudadana, septiembre 08, 2016) y creo que esta idea forma parte de la base de El Príncipe, arriesgar para ganar, pero el arriesgar conlleva una acción, una acción política que que te permita el ganar algún beneficio igualmente político, por ello es difícil entender lo planteado en el inicio del presente trabajo, ¿Qué pretendió el ejecutivo nacional actual con la invitación hecha a Trump? ¿Qué beneficio pretendió ganar? ¿Cómo pretendió ganarlo? ¿No calcularon el suicidio político que esto conllevaría en caso de salir mal? Estos cuestionamientos nos brincan a todos los que formamos parte de este país que como bien dice Silva-Herzog “se siente traicionado” (AM, Opinión, septiembre 05, 2016) y de ahí que esta polémica reunión se este escribiendo como un hecho digno de estudiar por los historiadores políticos, cuando se habla de estupidez, de horror, de error o de traición, la historia de México y del mundo da mucho para estudiar, pensar y reflexionar.

La historiografía política debe hacer su labor en este caso, escribir, interpretar, opinar y analizar desde las diferentes perspectivas del pasado el hecho político al que hoy nos enfrentamos como nación, para lo cuál El Príncipe, es una muy buena base para intentar llevar a acabo una vida política, si no más adecuada, al menos más pensada.

Ahora sé cuál debería ser el cuarto libro que lea el señor presidente, yo se lo regalo si gustan.

Redacción8 abril, 2016
Columnistas-Rey-David-600-x-400.jpg
Columnistas Rey David 600 x 400
Por | Rey David Bárcenas Medellín

La gestión de nuestro histórico presidente, ha sido marcada por la aprobación de diferentes reformas estructurales, con el firme propósito de la activación de la economía nacional y a procurar una mayor eficacia y productividad en ciertas áreas de desarrollo, para con ello responder al deseo nacional de llevar a México a la altura de los países de primer mundo y a la consolidación de la democracia nacional.

De la misma manera, estas reformas han llevado al titular del ejecutivo a sostener relaciones cercanas con países europeos para promover éstas normas y hacer que ellos pongan sus ojos en México y así comunicar la gran transformación del país y el establecimiento de las condiciones óptimas para atraer las grandes inversiones extranjeras que se necesitan para el movimiento de la economía y el bienestar de la población.

Empezando aquí con la reforma educativa, a la cual se destinó mucho dinero, pero en mi parecer mal invertido, y que estuvo enfocada en la capacitación e instrucción de maestros, para con ello conseguir un sector educativo moderno que respondiera a las necesidades de competencia que el mundo exigía. Claro, que esto no pasó desapercibido y los sectores involucrados en este rubro manifestaron su descontento de diversas formas, terminando con gente en la cárcel y alumnos sin clases.

En segundo lugar tenemos una reforma energética que se impulsó con la finalidad de explorar suelo mexicano de maneras no antes vistas en el entorno nacional y garantizar el abasto de energéticos, específicamente el petróleo y la energía eléctrica y modernizar un sector que resulta clave para el desarrollo de cualquier país. Para ello se requiere la participación del sector privado, que bien organizado y bien regulado le pueden dar al país, al menos en la intención de nuestro mandatario, el impulso que hace falta.

Una reforma hacendaria que pretendió incrementar y hacer más eficiente la recaudación fiscal, con el solo objetivo de destinar mayores recursos a determinadas áreas que se encontraban prácticamente en banca rota al inicio de dicha administración. En consecuencia, se implementó un mayor control de los ingresos, reducción de gastos públicos, se crearon nuevos impuestos y se reestructuró la deuda del país, lo cual generó certeza hacia el exterior y así se consiguen nuevos inversionistas y mayor estabilidad de los mercados.

Como podremos notar, las reformas fueron muy variadas, el mandatario ya mencionado no escatimo en esfuerzos para elevar las condiciones del país mediante reformas que a primera vista resultan muy arriesgadas pero que alguien tenía que llevar a cabo, para su fortuna fue él.

Lástima que los mexicanos tenemos ese gran defecto de ser quejumbrosos en todo lo que a cambios y a no cambios se refiere, ocupamos más nuestro tiempo en denostar que en aprovechar las oportunidades que tenemos enfrente. Es una lástima que don Porfirio Díaz no haya vivido para ver las consecuencias de sus reformas. Perdimos nuestra oportunidad.

Redacción2 marzo, 2016
Columnistas-Rey-David-600-x-400.jpg

Columnistas Rey David 600 x 400

Escucha Alemania,  es el nombre que se le dio a un programa de radio transmitido desde California a todos los Estados Unidos en los años 30´s, lo peculiar de este programa es que fue transmitido en su totalidad en alemán, ¿por qué?, simple, el conductor era un escritor alemán nacionalizado estadounidense de nombre Thomas Mann, y el objetivo del programa fue dar un mensaje a toda la comunidad alemana radicada en Estados Unidos acerca del peligro que representaba el aumento, cada vez más fuerte, del poder de Adolfo Hitler en el mundo político europeo previo a la segunda guerra.

Las acciones de Hitler y su final, es por todos conocido, lo importante de este programa puede resumirse en una frase dicha por Mann y que representa el sentimiento de todas las personas que en ese momento temieron por el descontrol y las políticas poco tolerantes que manifestaba el mandatario alemán: “no existiría Hitler si no hubiera seguidores de Hitler”, en estricto sentido es una frase sumamente simple, pero que llevar a cabo no lo fue, por que con la inteligencia notable de Adolfo Hitler y de sus allegados, logró cautivar (u obligar) a una nación entera a seguir con sus tristes y devastadoras ideas.

Existen mentes, como la de Hitler que son brillantes y deslumbran, pero que son perversas y con esa maldad castran todos los nobles sentimientos que puedes exaltar al a especie humana.

¿Por qué? platico esto, porque esta idea de Thomas Mann tiene una fuerte actualidad, Escucha América sería el nombre con el que se conocería, creo yo, a la versión actual del programa de radio ya mencionado, pues estamos ante la presencia de un personaje que con frases e ideas poco tolerantes está cerca de conseguir el primer puesto en la política del país más poderoso del mundo, al principio podría habernos parecido un chiste, un muy mal chiste al cual dábamos poca credibilidad, pero que ahora ya no nos parece tan lejano.

Ataques a mujeres, asiáticos, mexicanos y latinos en general nos ponen en la antesala de un nuevo dictador con pensamientos retrógrados y propios de la ideología nazi. Lo peor para nuestro caso, es que los afectados directos seríamos nosotros y digo nosotros como nación. Escucha América y no permitas que un peluquín mal colocado llegue a maltratar aquella minoría que básicamente te mantiene en tu status quo.

“No existiría Trump, si no hubiera seguidores de Trump” la buena noticia es que aún estamos a tiempo de evitar dar un paso gigantesco hacía atrás como especie.

Ojalá, así sea.

Redacción30 diciembre, 2015
Columnistas-Rey-David-600-x-400.jpg

Columnistas Rey David 600 x 400

Yo, como la mayoría de los mexicanos, me molestó súmamente con el trato que se le da a los inmigrantes nacionales en Estados Unidos, pero caí en cuenta que básicamente se les da el mismo trato a los inmigrantes centroamericanos en México, traté de entender este comportamiento sin ser ninguna especie de psicólogo social ni nada que se le parezca, más bien, trate de entenderlo a través de mi trinchera… la historia.

Recordé a Salomé Sepúlveda, una conocida en mis años de estudiante, cuya relación con este tema se entenderá más adelante.

¿Ustedes han oído acerca de la isla de la pasión?, hoy se llama isla Clipperton, a principios del siglo XIX pertenecía a México, pero en esta manía que tuvieron los mexicanos de ese siglo por andar regalando o perdiendo territorio a diestra y siniestra, pasó a manos de los franceses de la noche a la mañana en 1931. Bueno, esta isla hoy deshabitada, en algún momento no lo estuvo, y se dedicaba a la producción de guamo, que se usa básicamente como fertilizante  y fue gobernada por un personaje llamado Victoriano Álvarez, enviado de Porfirio Díaz, que se proclamo rey del lugar, y realizó un sinfín de abusos con los pocos habitantes de la isla que intentaban escapar de ahí a como diera lugar porque además de inhóspita la isla estaba mal gobernada.

Una pareja que logró escapar de la isla se estableció en un pequeño municipio de Guanajuato y fueron, con el paso del tiempo, los abuelos de Salomé Sepúlveda.

Salomé era una chica que no deslumbraba por su belleza pero que tampoco era que nadie se le acercara, el problema más grande que tenía Salomé en cuestión de amores es que a ella le gustaban los hombres de una piel morena y en ocasiones muy morena, lo cual era inaceptable en su hogar, ¿por qué? se preguntará usted, simple, los abuelos de Salomé huyeron de Clipperton por que el gobernador Alvares abusó a su abuela, lo cual provocó un resentimiento y un rechazo total a las personas con piel morena, que era la misma piel de Álvarez, es decir Salomé  podía llegar con Will Smith por novio y su familia lo rechazaría por completo.

Y pasa algo similar con los migrantes, los abuelos de Salomé escaparon de la isla porque no era su casa, se sentían atropellados por una fuerza superior que hacia lo que quería con ellos, en el caso de los centroamericanos, los mexicanos somos esa fuerza superior, y claro al sentirnos en riesgo, rechazamos todo lo que tenga que ver con ellos, tal como los abuelos de Salomé rechazaban a sus pretendientes. Al final Álvarez murió sólo, abandonado y asesinado por las personas a las que sometía… no esperemos a terminar en ese final como nación.

Redacción1 diciembre, 2015
Columnistas-Rey-David-600-x-400.jpg

Columnistas Rey David 600 x 400

Hace unos días me estaba preguntado ¿En dónde radica la belleza de una persona?  Se podría pensar, en primera instancia, que en el físico, pero eso me descalificaría a mí y a Laura Bozzo otras personas, de considerarnos poseedores de belleza, así que no, no me convenció esa respuesta. ¿En la personalidad? ¿En las acciones? ¿En los pensamientos? Al final no supe la respuesta, así que decidí buscar a las personas que históricamente han sido consideradas como físicamente muy feas, para intentar determinar, desde un punto de vista totalmente ajeno a la ciencia, si había algo en común entre ellas.

Los por menores de mi investigación quedaron en el olvido a los 5 minutos, que fue cuando me encontré con que una de las personas más poco agraciadas, y hablo físicamente, fue una mujer mexicana. -no, no estoy haciendo un juicio estético personal, créame, así era como se anunciaba esta mujer, ella lo dijo, no yo.-

Julia Pastrana, fue su nombre, trabajaba, como era de esperarse, en un circo de freaks, espectáculos sumamente populares en el siglo XIX, simplemente imagine el portento de mujer, tenía, el “síndrome del hombre lobo”, cuestión que le llenaba de bello cada uno de los rincones corporales, incluida la cara, poseedora de dos hileras dentales, es decir, diente sobre diente, lo cual hacía que tuviera mandíbula generosa,  bueno, hasta Darwin escribió sobre ella, llegando a pensar que era el “eslabón perdido”.

Cualquiera pensaría que alguien así estaba destinada a una vida de sufrimiento, y más en el siglo en que vivió, pero no todo fue tan malo, conoció a un americano de, apellido Rents, y claro, como buen americano, vio el negocio de su vida, y así Julia Pastrana se convirtió en la estrella de Gotic Hall de Nueva York, y como era de esperarse también, recibió muchas propuestas de matrimonio, bueno, la verdad no era de esperarse, pero así fue, y “el ganón” se llamó Theodore Lent, que al parecer le gustaban las peludas por que le fue infiel con una alemana de características similares (nomás por chisme les digo),  se embarazó, y dio a luz a un “hermoso” bebé con el mismo padecimiento de ella, mismo, que murió a las 35 horas de nacer y que de paso le complico la existencia a su madre haciéndola fallecer por complicaciones en el parto, todo esto, en Moscú.

Claro que esto, no impidió que Julia abandonara la gira, no, en un acto por demás extraño, el esposo de Pastrana decidió momificarla y seguir con el espectáculo, así, los restos de Julia y de su hijo fueron dándole la vuelta al mundo y las épocas, hasta que en 2013 el gobierno de Noruega, que era donde acabo la buena Julia, devolvió los restos a las autoridades mexicanas y estas a su vez los enterraron en su natal Sonora.

Al final, no supe dónde radica la belleza, ni siquiera recordaba mi pregunta inicial, llegando así a la sabia conclusión de que Julia Pastrana pudo convertir lo que parecía su debilidad, en su mayor fortaleza y centro de atracción, y eso, es digno de admiración.

Redacción4 noviembre, 2015
Columnistas-Rey-David-600-x-400.jpg

Columnistas Rey David 600 x 400

Todos conocemos, al menos por nombre a Maximiliano de Habsburgo, sabemos lo que vino a hacer a México, que a mi parecer no era tan mala idea, lo que el buen Maxi no sabía es que México, estaba lleno de mexicanos, y en el pecado llevó la penitencia, y sabemos también el final de esta historia, que fue fusilado en el cerro de las campanas, y claro, aprovechando el ingenio y la burla mexicana, hoy en día en ese lugar donde fue fusilado está erigida una estatua de proporciones bíblicas en honor… a Juárez, no es que a los mexicanos de la época posterior les haya costado trabajo reconocer la buena intención del emperador, para muestra clara basta visitar la capilla que en este mismo lugar se encuentra construida en honor a él, capilla que a mi juicio parece más bodega de ladrillos que otra cosa, de escala pequeña y que fue construida años después, para recordarle, por el gobierno… de Austria.

Ahora bien, en un ejercicio de yuxtaposición, supongamos que Maximiliano no fue fusilado, que en arranque de buena voluntad y en pos de la hermandad masónica que unió a Juárez con Maximiliano, el primero decide perdonarle la vida al segundo y como “un emperadorcete que trata de quitarme el poder no puede quedarse sin castigo, lo exiliaré del país y lo mantendré vigilado…” supongamos que pensó Juárez.

Ahora bien, el primer problema aquí es decidir a donde exiliarlo, no imagino un exilio más cruel que el ser enviado a El Salvador, por ejemplo, para hacer más irónica esta suposición, así que demos por sentado  que lo enviamos allá. Después no podemos ser tan obvios como para mandar a Maximiliano de Habsburgo a ese lugar, pues si así lo hiciéramos, la estatua de proporciones gigantes no tendría ningún sentido y perdería “monumentalismo”, pero claro la solución es muy simple, cambiémosle el nombre y pongámosle uno que haga notar la burla con la que Maximiliano se iría de aquí, Justo Armas será su nuevo nombre.

Por seguridad nacional no podríamos permitir que don Justo Armas se dedique a la política, pero seamos honestos, a un emperador europeo tampoco lo podemos poner a vender tamales, así que su nueva ocupación será la de asesor político de los presidentes de la gloriosa república del Salvador y de paso será el encargado de los banquetes políticos, digo, las personas comen, y el gusto refinado europeo que tendría el señor Armas nadie lo podría negar.

Y como símbolo de su derrota hagamos que don Justo viva descalzo todo el tiempo que este en exilio, que viviendo de esta forma será por más de 60 años, para darle emoción a esta suposición, y morirá a los 104 años aproximadamente.

Ahora supongamos que este cuento es real y que en el 2001 un arquitecto al que le gusta la historia de apellido Deneke nos lo demuestra. Ahora deje usted de perder el tiempo en suposiciones, porque esto es real, antes la existencia de Justo Armas no era más que un mito que pululaba entre historiadores, pero ahora alguien parece haberlo demostrado, así que avísenle a las autoridades del cerro de las campanas que vallan bajando su gran estatua y pongan un columpio en su lugar, o en su defecto, que la bodega de ladrillos la manden a El Salvador, que es el lugar donde al parecer murió Maximiliano.

Redacción20 octubre, 2015
Columnistas-Rey-David-600-x-400.jpg

Columnistas Rey David 600 x 400

Por | Rey David Bárcenas Medellín

Hace unos días platicando con un nuevo amigo me pregunto algo que es muy clásico en esta vida, él dijo: “¿Tú qué estudiaste?” “Historia” respondí yo, mi amigo, que cabe señalar tiene la corta edad de 5 años, en ese momento me dijo algo que cambió mi perspectiva acerca de quienes les da curiosidad mi profesión, él dijo: “Estudiaste historia, a ver, cuéntame una historia”, me quedé atónito, ya que nunca nadie me había hecho ese tipo de petición, pero me dejó una reflexión importante, la historia, ¿sirve para contar historias?, así que me di a la tarea de encontrar una historia dentro de la historia y me encontré con algo muy interesante.

¿Les suena el nombre de Margarito Suazo? ¿Miguel Miramón? ¿Juan Escutia?, seguramente los que no están familiarizado con esta disciplina, sólo les es común el último nombre, quienes trabajan la historia conocerán el segundo nombre, la minoría conocerá el primero, y ¿qué tienen en común?

Margarito Suazo fue un capitán militar que defendió el castillo de Chapultepec en contra de la milicia estadounidense en 1847, y al que se le encontró muerto, lleno de sangre, al pie del cerro de Chapultepec, en esa heroica batalla donde Juan Escutia se lanzó del castillo envuelto en la bandera mexicana para evitar que cayera en manos de las fuerzas extranjeras.

Lamento romper ilusiones, pero esto, no sucedió, o al menos históricamente es muy difícil rastrearlo, pues resulta que el nombre de Juan Escutia aparece en los registros del cuartel militar ya mencionado, pero en ningún registro aparece Juan Escutia haciendo nada, sus mismos compañeros nunca dicen haberlo conocido.

El nombre de Juan Escutia aparece tambièn en los registros de los cuarteles militares del muelle de San Blas en Nayarit, de donde era originario Escutia, y este cuartel tenía unos becarios en el cuartel de Chapultepec al momento de la batalla, de ahí surge la posibilidad de que Juan Escutia haya estado en dicha batalla.

La bandera de México fue bajada del asta por las tropas estadounidenses como señal hacia una brigada alejada del castillo, donde tenían encerrado al batallón de San Patricio quienes fueron fusilados en el momento en que la bandera fue bajada, nadie se aventó con ella.

Y por último Miguel Miramón, quien ha sido el presidente más joven que ha tenido México, y quien de 1859 a 1861, tiempo que duró su mandato, se distinguió como el máximo líder de los conservadores en oposición a Juárez. Durante su gestión se decidió enaltecer el espíritu nacionalista basándose en las batallas “gloriosas” del ejército mexicano, de ahí surge la idea de reconstruir la batalla del castillo de Chapultepec usando el nombre de Juan Escutia, de quien se sabe poco, en un acto patriótico, aunque falso, como lo es el lanzarse de lo alto del castillo con la bandera envuelta en el cuerpo y morir en defensa de la patria, al pie del cerro de Chapultepec, lugar donde hoy hay un paradero de microbuses muy grande con lo cual se perdió el lugar histórico y obviamente, el buen gusto y olvidando por completo el nombre de Suazo, porque hay que reconocer que morir baleado por las tropas enemigas no es precisamente el arquetipo de figura nacional a resaltar.

Es decir, la historia de Juan Escutia y los niños héroes como la conocemos y recordamos en los miles de monumentos y calles que llevan su nombre, no es otra cosa que una invención de  Miramón que sin ser historiador, nos contó una historia que sigue siendo contada hoy en día y que como exaltador del espíritu patriótico es excelente, como verdad histórica, es un fracaso, así que lo que hice cuando mi nuevo amigo me pidió que le contara una historia fue hablarle de los niños héroes, no hay mejor ejemplo para la nueva labor que me pidió mi pequeño amigo.

Redacción28 septiembre, 2015
Columnistas-Rey-David-600-x-400.jpg

Columnistas Rey David 600 x 400

Por | Rey David Bárcenas Medellín

Yo cómo historiador, estoy de acuerdo con lo publicado por Ibargüengoitia hace un tiempo (01-06-19974) “siempre he pensado que la historia que nos cuentan es francamente aburrida. Está poblada en su mayoría por figuras monolíticas que se la pasan los siglos diciendo la misma frase “El respeto al derecho ajeno es la paz”, “vamos a matar gachupines” etc.

Extrañamente, los héroes al momento de ser aprobados como tales, se convierten en automático en el arquetipo moral a seguir, adoptan una trayectoria que los lleva directamente al fusilamiento y una apariencia física que los hace inconfundibles: una calva, una levita, un paliacate, un brazo menos y listo, ya está el héroe para ser subido al pedestal.

Todo esto, como rasgo anecdótico, me parece muy respetuoso, pero, ¿Quién se acuerda de los héroes? Tal vez yo y los que estudian lo mismo que yo, cuando hay que presentar un examen. ¿Quién quiere imitarlos?. Yo creo que nadie, ni los futuros gobernantes siquiera. Cuando uno ve un letrero que dice, que el pípila vivió ochenta años, uno, a sus adentros, piensa “¿y a mí que carajos me importa?”, y tiene uno toda la razón.

Pero si la historia de México que se enseña es aburrida, no es por culpa de los acontecimientos, que son muchos y muy variados y en su mayoría muy interesantes, pero son aburridos por que quienes los confeccionaron no les interesa tanto presentar el pasado como justificar el presente, y eso, aburre.

El cura Hidalgo de las escuelas en el momento que abre la boca para dirigirse a los fieles ya tiene un panorama exacto de lo que va a resultar del problema en el que se está metiendo: un México independiente, mestizo, con expropiación petrolera y reforma educativa.

Si alguno de ustedes pregunta ¿era buen sacerdote Hidalgo?, yo debo contestar diciendo que la respuesta a su pregunta está implícita en la misma historia, si de algo pecaba Hidalgo era de ser liberal, muy liberal, lo cual sobra decir, era bueno. Del grito lo siguen muchos fieles, muchas ciudades caen en sus manos; recorre en marcha triunfal gran pedazo de la república, que en ese tiempo no era tal, un batallón español se le interpone, sufre un tropezón militar y por desinformación no toma la ciudad de México que en ese momento estaba totalmente desprotegida. De ahí en adelante, todo le “male sal”, se va al paredón y de ahí a la columna de la independencia con todo y su ángel. ¿Cómo reducir esta historia? A la historia de un viejito.

Propongo que hagamos historias más familiares con nuestros héroes, para tener mayor cantidad de elementos que nos permitan entender mejor a la persona y no limitarnos al personaje, por ejemplo, Obregón, aquél gran militar de la revolución que después paso a ser presidente del país, en todos los documentos que al menos yo he visto de tal personaje, lo describen como una persona con un gran ingenio y sentido del humor, todos reían al oírlo, pero nunca he leído un chiste de él. Así que propongo que en el próximo natalicio de Obregón (19 de febrero), organicemos un concurso y que los concursantes inventen los chistes de Obregón. Mil pesos al autor de cada chiste que apruebe el jurado.” A ver si así nos vamos familiarizando más con nuestro pasado, y de paso, hasta conocemos al buen Jorge, ¿no.?

 

Redacción8 septiembre, 2015
banco.jpg

bancoRey David Bárcenas Medellín

Hace unos días estaba yo formado en una de las filas que hago, en uno de los bancos que hay en el país, y que me hace el favor de guardarme mis ridículos pocos pesos, cuando dos personas que estaban delante de mi conversaban y decían:  ¿Estaría chido asaltar un banco, no?

Impávido, mire a mi alrededor para ver quien más los estaba escuchando, por que dichas personas, tenían un vozarrón y yo, francamente, no puedo imaginarme muerte más ridícula que la del que cae balaceado por policías bancarios, nada más por estar parado al lado de alguien que dice “Sí, estaría chido”.

Después de asegurarme de que no había peligro de que esto sucediera, me puse a reflexionar sobre las intenciones delictivas de estas dos personas y pensé que no hay razón en sí para suponer que robar bancos es buena idea. Si se trata de llevarse el dinero, es magnífico procedimiento; si se trata de perjudicar a los bancos, pues hay que aceptar que es como quitarle un pelo a un gato, si, en cambio, la idea es exasperar a los usuarios, pues bueno, la cosa se vuelve un éxito rotundo, por una simple razón, los bancos son en sí, por definición, instituciones que manejan dinero ajeno, así que el dinero que se llevan los asaltantes, es de los usuarios, por otra parte, el dinero que cuesta aumentar la vigilancia en las sucursales bancarias, como está sucediendo, lo pagan también los usuarios, parte a través del banco mismo y parte a través del gobierno.

Gracias a los adelantos actuales esta operación se ha convertido en algo muy variado e interesante, por ejemplo, se colocan dos camaritas estratégicamente, para con ellas captar todo lo que sucede en las oficinas bancarias que funcionan de nueva a cuatro cinco días a la semana y los sábados hasta las dos, si juntamos a todos los bancos que tiene este sistema y sus grabaciones durante un mes, tendremos como resultado la película más larga jamás filmada (y la más aburrida también) y muy probablemente la menos vista, por que cuando no hay asalto lo más seguro es que la grabación vaya de la cámara a la papelería de reciclaje.

Cuando hay asalto, en cambio, se proyecta la película captada la semana anterior y me la imagino proyectada durante cuarenta y dos horas  consecutivas, en un saloncito con butacas muy cómodas en las que duermen quienes investigan. Por fin se distingue una figura diminuta: Una mujer con anteojos negros y velo que saca una M16 de la minifalda. ¡Es la culpable!

¿Qué se hace después? ¿Pedir que se gire una orden de aprehensión contra todas las mujeres que se vistan con anteojos oscuros y velos? ¿O contra las que guarden un M16 en la minifalda?

Pero ese banco en particular en el que me encontraba yo formado al forjar esta reflexión, se inspiró en Julio Verne para diseñar su sistema de seguridad. En esa sucursal, hay una estructura de metal en la entrada que parece una escafandra y que hubiera puesto al capitán Nemo a dar brincos de gusto.

Debo confesar que no sé para qué sirve, en un principio pensé que era un anuncio publicitario, pero ahora, no sé porqué, he decidido que se trata de una medida de seguridad bancaria.

Nunca la vi en acción, pero puedo imaginarme varias posibilidades. La primera parte es: la cajera asaltada recibe, en vez de depósito o cheque, un papel que dice: “La tengo apuntada con una M16 (disculpe usted si repito el arma, pero es la única que conozco, increíble para alguien que vive en México, pero así es) Deme un millón de pesos”. La cajera no se inmuta mientras empieza a contar el millón, pero al mismo tiempo, oprime, con el pie un botón de pánico secreto, que transmite una señal a la escafandra. Lo que ocurre después entra en varias posibilidades: Una es que la escafandra, que es automática, al recibir la señal, cierra las puertas del banco y emite un gas que duerme por igual a empleados, asaltantes y usuarios, mientras llega la policía, que cabe decir, ha recibido la señal de la escafandra, después vienen las averiguaciones, de entrada, todos los clientes, al bote.

La otra opción es que la escafandra sea una especie de robot western y al recibir la señal, saque dos pistolas del cinturón y tenga un duelo con los asaltantes.

También es posible que adentro de la escafandra esté constantemente un policía aburridísimo, el cual, en caso de que la señal logre despertarlo, barrerá con una ráfaga de ametralladora y sin salir de su cubículo blindado, a todo ser viviente que este en la sucursal. Entre los cadáveres será más fácil identificar a los asaltantes, por ser los únicos que llevan narices, bigotes y cejas postizas, además de tener consigo las ya mencionadas M16.

Pero lo que me da más miedo no son ni los asaltantes, ni las balas, ni las escafandras, lo que más miedo da es que yo sólo iba al banco a depositar cinco pesos.

Redacción22 agosto, 2015
Columnistas-Rey-David-600-x-400.jpg
Columnistas Rey David 600 x 400
Por | Rey David Bárcenas Medellín

Opinión.- Una de las grandes ilusiones que tengo en la vida, es que algún día me inviten a participar en uno de esos comités que se encargan de inventar los festejos con que se pretenda recordar o conmemorar algún natalicio o defunción de los personajes históricos más sobresalientes, algún prócer o algún héroe.

Me imagino que le mandarán a uno una carta por medio de un cartero o un correo electrónico que deje en duda como consiguieron esa dirección, y que diga que unos días después hay que presentarse en la oficina de algún alto funcionario, cabe señalar que no habría que hacer fila ni antesala de ningún tipo, y me reuniría con este y el resto del comité.

Supongo que este alto funcionario nos daría un discurso de motivación y de trabajo en equipo, para después decir algo como:

-Aquí tienen a su prócer. La celebración no debe de costar más de X millones ( lo cual seguramente derrumbaría la mitad de mis ideas, junto con las del resto del comité). El señor presidente está muy interesado en resaltar la honradez y los excelentes valores morales de nuestro personaje y que coinciden con la idea y el eje central del la actual administración. No quiero danzantes en la capital y espero un proyecto dentro de quince días.

Los que formamos parte de este comité, supongo, que saldríamos de ahí bastante desorientados. La mayoría, apenas se conoce, incluso algunos se detestan entre sí, algunos conocen la historia del festejado de manera perfecta y de memoria, otros, conocen algunos pasajes por medio los relatos orales que les hicieron durante sus gloriosos años de estudiantes, otros, los más, solo conocen el nombre.

Pero por muy diferentes que sean los miembros de este comité, hay algo en común en todos, que son las ganas de quedar bien con el alto funcionario y la esperanza de presentarse en el plazo convenido con un proyecto espectacular que supere las expectativas y no el presupuesto. Por esta razón, saliendo de la reunión, la mayoría irá directamente a filosofar y a poner a trabajar la mente para exprimirle aquello que nadie más, según cada uno, es capaz de generar ni creativa ni intelectualmente. Y en las horas siguientes cada uno pondrá a consideración de los demás las más brillantes producciones de sus reflexiones.

Si yo fuera parte de este comité, lo primero que haría sería buscar aquellos símbolos que hagan a las personas identificar con facilidad a nuestro festejado, una frase épica es un buen ejemplo, si al celebrado le toco perder gloriosamente una batalla decisiva para nuestra historia, le pondría una frase como “Nos derrumbaron, pero no nos vencieron” o “El sol sale para todos por igual” o bien, una frase que nos haga ver que nuestro personaje no fue, ni de cerca, responsable de la batalla perdida, echándole la culpa a algún irresponsable o despistado más, “Si la caballería no estuviera perdida en la loma, ustedes correrían de aquí ahora”, claro que lo haría con mucho cuidado, porque esta frase aparecerá con letras de oro en todos los monumentos erigidos en esta celebración.

Si el festejado fue marido o padre modelo o fue mujeriego, alcohólico o violento, son cuestiones que no nos importan. Con una frase célebre es más que suficiente, demasiados detalles y particularidades generarían confusión.

Lo mismo sucede con el aspecto físico, eliminemos rasgos innecesarios, siempre estará con la misma ropa, al fin, no tiene porque cambiarse. La calva de Hidalgo, la levita de Juárez o los lentes de Zaragoza son más importantes para la supervivencia de estos personajes que su aspecto físico.

Si nuestro prócer nació en Sacapango de los Tejocotes, bueno, quitamos los tejocotes y le ponemos el apellido de nuestro héroe, así de fácil es crear un personaje histórico, y la gente lo conocerá en la medida que el comité contratado por el alto funcionario, que obedece a las órdenes y deseos del presidente en turno, deseen, sin interesar si es realmente importante o heroico lo que hizo.

Por eso amable lector es importante conocer realmente quienes fueron los personajes que nos formaron como país, con curiosidad y perseverancia se podrán encontrar ciertas mentiras y contradicciones que forman parte de ese imaginario colectivo que nos encontramos cada día en bonitas estatuas o grandes arcos conmemorativos.

Redacción21 julio, 2015
Columnistas-Rey-David-600-x-400.jpg

Columnistas Rey David 600 x 400

Rey David Bárcenas Medellín

17-07-15

Lecciones de historia patria, hace algún tiempo me toco convivir con un Noruego del cual me hice buen amigo, incluso me regalo una moneda que ahora engalana mi colección personal de estas. Un día salí a caminar con este amigo noruego, los por menores de la caminata se han quedado perdidos en el olvido, seguramente no hubo nada relevante, salvo dos momentos. El primero de ellos fue cuando encontró una caja de cerillos tirada en la calle, en ella, había una reproducción de Manet, “La ejecución de Maximiliano”, lo cual sorprendió al noruego, ya que asumió  que había llegado a un país cultísimo, que tenía por demás presente su historia.

El segundo momento recordable, fue cuando se me ocurrió la idea de hacer una broma acerca de la estatua del pípila, no recuerdo en si cual fue la broma, pero él sorprendido dijo algo como: “Me gustan los mexicanos, su historia es muy triste y aún así tienen la capacidad de hacer humor sobre ella”. Lo primero que pensé después de escuchar esto fue, “claro, se necesita sentido del humor para vivir en un país como México”, aunque ahora pienso que México y su forma de organización y de vida, es un chiste muy bueno que cada vez da menos risa.

Pero volviendo a la anécdota, y pensando más profundamente en la aseveración del noruego, me pregunto, ¿Es triste realmente nuestra historia? A título personal creo que lo que nos ha pasado a los mexicanos en nuestra historia, es que sabedores de haber nacido en cuna de oro, con todas las posibilidades de este mundo, descendientes de una cultura milenaria, no hemos sabido aprovechar estas ventajas, y claro, vamos por el mundo sintiéndonos desvalijados.

Por ejemplo, a mi de niño, en vez de enseñarme que los mexicanos somos el choque de dos culturas, una estratificada y la otra rapaz, me enseñaron que somos el producto de dos imperios, el azteca, y el español que nos lo pintan como los malos de la historia, pero que a la hora de ver la historia universal vemos que los españoles eran lo menos malito de Europa.

El periodo prehispánico nos lo muestran como paradisiaco, perfecto y glorioso, mientras que la colonia es una verdadera tragedia, que duro 3 siglos y que al final de estos dejaron un México que funcionaba bastante bien en la producción de riquezas, ¿Cómo va a ser triste la historia de un país que comenzó muy bien y que continuó regular? Llegando así al “México independiente” que no es otra cosa que un estudio a profundidad de la falta de seriedad y la impuntualidad característica de los mexicanos, y donde encontramos frases a montón como: “Se construyó en un lugar donde había todo, menos agua…”, “Se quedo esperando al general X, que prometió apoyarlo con 4 mil de a caballo…”, “Se fue con el dinero que estaba destinado a resolver X problema…”, “Construyó un túnel de kilometro y medio y nadie se dio cuenta…”, “Saldrá pronto de la cárcel porque es una venerable anciana…” y después de pensar esto quise contestarle a mi amigo noruego, (6 años después), no hay que desesperar, no todo es así, después de esto viene la fundación del PRI.

Redacción6 julio, 2015
Columnistas-Rey-David-600-x-400.jpg

Columnistas Rey David 600 x 400

Por | Rey David Bárcenas Medellín

Opinión.- Imaginar cómo era México en 1948 no es tan difícil, las mujeres solo podían votar en elecciones locales,  muere Manuel María Ponce, etc…  Pues bien, en ese año un pintor mexicano chaparrito y regordete que conocemos como Diego Rivera, pintó, en un mural del hotel del prado en la ciudad capital, un mural donde se podía reconocer la leyenda “Dios no existe”, en la imagen, Ignacio Ramírez, que fue uno de los más grandes liberales mexicano del siglo XIX, sostenía un libro con esta frase que mostraba el título del discurso dicho por Ramírez, quien a su vez lanzó una sentencia tajante diciendo “No hay Dios, los seres de la naturaleza se sostienen por si mismos” (esto no fue impedimento para que ocupara cargos públicos importantes durante el gobierno de Porfirio Díaz).

No pasó mucho tiempo para que una turba iracunda de estudiantes universitarios se apareciera en dicho hotel para que, a golpes, destruyeran la parte de la pintura donde se declaraba esta herejía.

Y bueno, el artista, que para quien no lo conozca es el hombre feo que aparece en los billetes de 500, enfrentó el rechazo de los creyentes, pero ningún miembro de la iglesia católico profirió amenaza alguna para que Rivera fuera degollado.

Ahora imaginen que hoy en día a un artista plástico se le ocurre escribir, ya no digamos en un espacio público, si no en una nota totalmente personal, la frase “Alá no existe”, creo que no hace falta decir cuál sería el trágico desenlace.

Creo que condenar tajantemente el extremismo con el que se manejan los islamistas en algunos países de medio oriente, aunque la cuestión parezca no afectarnos, también nos corresponde.  Al menos sirve para sentirnos orgullosos de vivir en un país moderno y liberal…  esto antes de saber las cosas que pasaron entre otros lugares en  Tixtla, Tehuantepec, Pastor Ortiz y Pueblo Nuevo en las pasadas elecciones. Viva México.


Periódico Notus

Notus es una empresa mexicana con presencia en los municipios de Irapuato, Pueblo Nuevo, Cuerámaro, Huanímaro, Pénjamo, Abasolo, Guanajuato y el resto del Estado por medio de corresponsales de noticias, aunado a la presencia otras plataformas ligadas al medio como Notus TV.


CONTACTO

LLÁMANOS



Instagram



Publicidad