Celebremos a nuestr@s Maestr@s… los grandes seres de gran valor

Muchas veces hemos dicho que la escuela es como “nuestra segunda casa”. Pasamos muchos años dentro de las aulas: desde que entramos al preescolar con los juegos en el salón y lonchera en mano, hasta los estudios universitarios en donde los maestros no solamente se convierten en nuestros guías, sino en nuestros colegas y amigos.

Y es que durante todo ese tiempo de escuela, cada día es una nueva historia, nuevos “círculos académicos” y nuevos aires. Por ejemplo, ¿a quién no le llega la nostalgia del aroma de las canchas, de la famosa tiendita, de los pizarrones –pintarrones-, el sonido de la chicharra para el cambio de clase o la “hora de la verdad” cuando entregaban las boletas de las calificaciones?.

Aunque a veces “sufríamos” en la época de exámenes, (dicen que no hay “mal” que dure cien años)… terminábamos a como diera lugar el ciclo escolar. La relación con maestros y maestras, luego llega a ser tal, que están preocupados y ocupados por hacer su mejor esfuerzo por transmitir el conocimiento con todos los medios posibles.

Hoy en día sabemos que el aprendizaje no es un proceso meramente pasivo, en donde el alumno simplemente escucha y observa. Hoy se requiere de la creatividad, de la intuición, para hacer que los alumnos se emocionen con los temas y de este modo el aprendizaje sea más sencillo… y divertido.

El papel de los maestros es despertar el interés del alumnado, para que se comuniquen de manera efectiva y de este modo recibir la información necesaria para su formación académica.

Sin lugar a dudas, los maestros tienen en sus manos una gran responsabilidad con nuestra sociedad: preparar a los niños y jóvenes para los retos que vivimos en esta vida llena de competitividad.

Lógicamente para que se dé esto, requerimos de una gran infraestructura, una excelente organización; y si bien es cierto que se tienen grandes carencias, con vocación y con amor por la enseñanza, se puede alivianar un poco las necesidades de este proceso.

Aunque hay muchos autodidactas que consiguen la información necesaria a través del uso de la tecnología, las relaciones humanas con los “guías académicos” siempre serán una mejor experiencia.

Si en verdad queremos tener un Guanajuato, un México y un Mundo mejor, tenemos que valorar y respetar a estas personas que con su dedicación diaria hacen que contemos con más y mejores estudiantes.

Un fuerte abrazo para todos aquellos Maestros que viven el compromiso con la educación. Que se preparan y se ocupan de tener día tras día, mejores estudiantes, quienes son parte importante de nuestro presente, y parte fundamental para un futuro mejor. ¡Enhorabuena, feliz día del maestro!.

 

Yo soy D´Vinci, quien recuerda con respeto y cariño a todos aquellos maestros que han pasado por mi vida académica, principalmente a los más “exigentes”. Gracias a ellos andamos por aquí. Estimado lector de Notus, estoy en espera de tus comentarios… ¡hasta la próxima!.

Acerca del autor

Comentarios de Facebook

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Apuntan con el dedo a medios y personajes políticos

En Irapuato existe un fenómeno llamado “apuntar con